Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Exóticos

En octubre abrirá sus puertas el primer hotel subterráneo del mundo

A 30 kilómetros de Shanghái (China), este edificio de cinco estrellas tiene 16 de sus 18 plantas bajo tierra.

Por Redacción Voy de Viaje.

Tiempo atrás se difundía la noticia de que se construiría en China el primer hotel subterráneo del mundo, y en estos días se anunció que abrirá sus puertas durante el próximo mes de octubre.

Ubicado cerca de la Cordillera de Sheshan, el Parque Forestal Nacional de Sheshan y los Jardines Botánicos de Chenshan, el Intercontinental Shanghái Wonderland –un complejo de 61.000 metros cuadrados– apunta a viajeros interesados en el cuidado ambiental.

El edificio fue emplazado en un pozo de cantera abandonado, a unos 30 kilómetros de Shanghái. Lo más sorprendente del diseño es que, de las 18 plantas, 16 se encuentran bajo tierra, y la última está al nivel del suelo, cubierta con vegetación para integrarse al paisaje.

Estructura de lujo

Este hotel de cinco estrellas cuenta con 383 habitaciones de lujo, cada una con un balcón especialmente diseñado para disfrutar de la cascada del complejo, un espectáculo de agua que cae en la pileta del piso más bajo.

Y eso no es todo: dos de los pisos fueron convertidos en un acuario subterráneo a diez metros bajo el nivel de la tierra. También hay restaurante, complejo de ocio y una pileta para que los huéspedes se refresquen.

Leé también: Para unos pocos: estas son las habitaciones de hotel más caras del mundo.

Amigable con el ambiente

El edificio fue construido por Atkins, el mismo grupo que se encargó de diseñar el Burj Al Arab de Dubái. Necesitaron más de 10 años, 5.000 arquitectos y miles de trabajadores para finalizarlo.

El plan fue diseñado para reducir el impacto sobre el medio ambiente, manteniendo la mayor parte de la construcción dentro del pozo en desuso. Además, el hotel planea generar su propia energía geotérmica y solar para potenciar las funciones cotidianas.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.