Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Miramar de Ansenuza, el destino estrella de este verano

Mar Chiquita ofrece veranear en un ambiente que combina playa y naturaleza. Sus atardeceres son los más preciados de Córdoba. Este año, hubo récord histórico de turistas que duplicó la cantidad de su población.

Por Juan Manuel Mannarino (Especial).

"Es la mejor puesta de sol que vi en mi vida". La que habla es Susana Cuello, una turista de 54 años que llegó a Miramar de Ansenuza desde Neuquén con su familia. Su sonrisa se convierte en un gesto compartido con aquellos que se entregan a la contemplación del atardecer en la costanera de esta localidad del noreste cordobés.

Una bola amarilla que muta a un rojo incandescente se recorta en el horizonte, hipnótica y deslumbrante. Junto a la calma de pueblo y la flora y la fauna, cada atardecer compone uno de los tesoros más preciados del verano en Miramar, punto neurálgico de la región de Ansenuza.

Una caminata por la costanera, atractivo central. (Florencia Castro)

Uno de los momentos de la jornada es el crepúsculo. La noche cae lentamente y muchos deciden permanecer cerca de la magnánima laguna Mar Chiquita, el mar cordobés en una provincia que no tiene salida al océano. Otros llegan con reposeras, mesas y heladeritas. Es una postal que se prolonga en la playa, la de gente cenando o jugando a las cartas en la quietud del agua como telón de fondo sin ráfagas de viento.

Ecoturismo: opciones en Mar Chiquita 

Esta temporada llegaron a Miramar visitantes de Chaco, Formosa, Buenos Aires y Santa Fe, entre otras provincias, con un récord histórico que duplicó la cantidad de su población, estimada en 3.200 habitantes. “En enero tuvimos 95 por ciento de ocupación sobre una plaza hotelera de 3.160 camas y de 3.000 plazas en campings”, dice Silvina Arrieta, secretaria de Turismo de Miramar. Los datos oficiales hablan de que, a diferencia de otros años, los turistas llegan y se quedan varios días, rompiendo la estacionalidad de la pernoctación sólo por el fin de semana.

En dos ruedas

Hasta la fantasmagórica Colonia Muller se puede llegar en bicicleta, en un paseo rural que dura unas horas y que se presenta como una buena alternativa para la mañana. “A nosotros nos cuesta imaginarnos desbordados por el turismo, porque queremos mantener esa cosa chiquita, de pueblo costero”, dice Fiamma Maidana, integrante de Paseando, un grupo que organiza excursiones en bicicleta todo terreno al sitio que antaño fue una Colonia Naturista.

Para leer: los argentinos que cruzaron la lagura en balsa 

El aire húmedo se expande bajo el sonido de las chicharras y en el camino a la colonia aparecen palmeras, algarrobos, chañares, criaderos de nutria (plato nativo) y hoteles boutique. A un costado, como apartado del resto, el imponente Gran Hotel Viena yace de pie con la laguna en la base de sus cimientos. Es otro signo insoslayable del turismo, con visitas diurnas y nocturnas, siendo estas últimas las preferidas de los visitantes por su aura espectral: los fantasmas, el misterio y la desmesura de su construcción constituyen una de las historias más atrapantes.

Mar Chiquita es la cuarta laguna salada más grande del mundo. (Juan Manuel Mannarino)

Pero los enigmas de una zona que fue el Carlos Paz de los ‘60 y los ‘70 antes de su fatídica inundación de 1977 (también sufrió otra embestida de la laguna en 2003) hoy se contrastan con un presente de esplendor. De hecho, sus bellezas naturales lo están por convertir en futuro Parque Nacional.

Una visita a la bahía Loma de los Indios, por ejemplo, es una inolvidable experiencia para el avistaje de aves. Allí se observa una parte del inmenso perímetro de agua salada, la segunda laguna más grande en Latinoamérica y el quinto espejo en el mundo, con varios puntos de observación de las numerosas aves y pájaros que pueblan su hábitat.

Este ambiente convierte a Miramar en un imán del turismo ecológico y de salud (por la propiedad de sus aguas saladas y el barro del fondo de la laguna). El turista ocasional se sorprende cuando descubre que allí habitan desde yararás, pumas y gato montés hasta cisnes, halcones y zorros.

Para valientes: visitas nocturnas al Gran Hotel Viena 

Sin embargo, la vedette del lugar son los flamencos. Como en ningún lugar de Sudamérica, en la misma laguna llegan a convivir todas las especies del cono sur. “El flamenco austral es el estable, está todo el año. Y el flamenco andino y el flamenco jamesis son migratorios, se estacionan en otoño-invierno”, dice Hugo Giraudo, fotógrafo y guía de ornitólogos. La reserva ecológica comprende números colosales: 1,3 millón de hectáreas con 370 especies de aves que son el 40 por ciento de las que se encuentran en Argentina.

La playa de Miramar en todo su esplendor. (Samanta Àlvarez)

Así, entre quebrachos legendarios, postes petrificados, ruinas, deportes náuticos y gaviotas, Mar Chiquita despunta la ilusión de propios y extraños en su mejor temporada en años.

Datos útiles

CÓMO LLEGAR. Miramar se encuentra a unos 197 kilómetros de la ciudad de Córdoba. Por RN 19 hasta Río Primero, luego tomar RP 10 y de allí RP 17. En colectivo, una alternativa es Fonobus.

PASEOS. Museo Dante Marchetti. Creado a partir de fotografías donadas por habitantes de la zona, este museo invita a un recorrido por la historia de su pueblo a través de videos, fotografías, charlas especiales y material audiovisual. Abierto de lunes a sábado, de 10 a 14 y de 20 a 22. Domingos, de 10 a 13. Entrada: 150 personas por persona.

Hotel Ansenuza. Ubicado sobre la margen del Mar de Ansenuza y con vista a la laguna, este hotel de cinco estrellas es el preferido por sus lujosas instalaciones. www.ansenuzahotelcasino.com.ar.

MÁS INFO. www.turismomiramar.com.

Flamencos en cortejo nupcial. (Hugo Giraudo)

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.