Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Ciudades

Especiales circuitos capitalinos

La Dirección Municipal de Turismo programó siete visitas guiadas para realizar durante la semana religiosa, con foco en el valioso patrimonio arquitectónico y cultural de iglesias y campanarios.

Por Redacción LAVOZ.

La historia de la devoción religiosa en la ciudad de Córdoba se inició con la misma fundación, en 1573, cuando el sevillano Jerónimo Luis de Cabrera trajo entre sus expe­dicionarios al capellán Fran­cisco Pérez de Herrera quien, sin embargo, abandonó muy pronto la nueva tierra. Su reemplazante, el hermano franciscano Pascual de Rivadeneira fue quien instaló la primera cruz y el primer rancho para celebrar los oficios religiosos. 

A partir de entonces comenzaron a arribar a suelo cordobés cuatro órdenes: franciscana, jesuita, dominica y mercedaria quienes construyeron una preciosa red de capillas, iglesias, torres y campanarios que hoy conforman un tesoro patrimonial en el casco antiguo de la ciudad. 

El paisaje urbano conserva aún indicios de esas primeras imágenes de la Córdoba religiosa y colonial, como la postal que puede aún verse desde el patio del Museo Juan de Tejeda, resguardado de los ruidos externos gracias a los gruesos muros de la construcción. Ahí, el visitante puede contemplar las cúpulas de la iglesia Catedral, tal como las vieran en aquel entonces. 

Campanario de la Catedral. Una visita permite el ascenso.

También se puede ascender a alguno de los campanarios de las iglesias, como el caso de la basílica de la Merced, la iglesia María Auxiliadora y la Catedral, que ofrecen puntos de vista en altura de la ciudad. 

La historia de la fe iniciada con la llegada de las órdenes católicas, continuó a lo largo del tiempo con la aparición de otros cultos, fortalecidos por la inmigración. En la actualidad se profesan distintos religiones, cuyas visión y cultura se rescatan en el Circuito Interreligioso que alimenta la tolerancia entre diferentes costumbres y afianza la diversidad cultural. 

Durante esta Semana Santa, la Dirección Municipal de Turismo ofrecerá recorridos guiados gratuitos para conocer la belleza de las iglesias de Córdoba, ascender a tres de los campanarios y visitar los principales templos de los distintos cultos.

Recorridos citadinos

Los derroteros religiosos de José Gabriel Brochero y del actual Papa Francisco, se desarrollaron en algún momento de sus vidas en la ciudad de Córdoba. El primero formado en una desaparecida construcción que estuvo ubicada detrás de la Catedral, y recordado a través de un gran monumento, y el segundo, arribó un siglo después para ingresar en el noviciado jesuita de barrio Pueyrredón. 

Las respectivas obras fueron muy diferentes pero guardaron relación, San Ignacio de Loyola les proporcionó herramientas eficaces para realizar sus trabajos y hoy el mundo los reconoce como el Papa revolucionario y el Santo de los argentinos. 

Siete templos, una tradición

La costumbre de visitar las siete iglesias comenzó a partir del Jubileo de 1575 bajo la propuesta de San Felipe Neri y convirtió la peregrinación en una tradición identificada no sólo con el Año Santo (el Jubileo que se celebra cada 25 años), sino con cada Semana Santa. 

Monumento a Brochero, a espaldas de la Catedral.

Córdoba es una de las pocas ciudades del país que tiene tantas iglesias en un radio de sólo seis cuadras. Por esa razón se puede organizar de diferentes maneras la visita a los “Siete Templos”.

Historias subterráneas

Alejados a sólo unos metros del ruido céntrico, el circuito Córdoba Subterránea descubre recovecos que guardan historias que no se ven si no se las busca. Amores, tragedias, grandes misiones y personas que merecen ser recordadas 

en un recorrido por las celdas del Cabildo Histórico, la Cripta Jesuítica del Antiguo Noviciado y los sótanos del Museo San Alberto.

Por último, en el circuito nocturno Córdoba iluminada se atraviesa desde lo colonial hasta la modernidad, con narración de anécdotas de todos los tiempos y actualidad en la identidad cultural de la ciudad.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.