Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Tips de viaje

Información útil para disfrutar del sol en El Nido

Un destino para enamorarse.

Por Noelia Maldonado (Especial).

CÓMO LLEGAR: lo más fácil es llegar desde Bangkok (Tailandia) o desde cualquier capital cercana hasta Puerto Princesa (la ciudad principal de Palawan, Filipinas) y desde allí viajar por tierra hasta El Nido. También hay un aeropuerto cercano al pueblo, pero no maneja variedad de rutas.

UN PARAÍSO. El Nido, la nueva perla del sudeste asiático.

PASEOS: los tours A, B, C o D pueden costar desde 500 hasta 2.000 pesos. Todos incluyen comida y los tickets para ingresar a las playas que son reserva.

CÓMO MOVERSE: El Nido es esencialmente peatonal y el único medio motorizado son los tuk tuk, cuyo precio se negocia antes de subir. El resto de los paseos se hace en barco.

ALOJAMIENTO: el pueblo se encuentra hoy en pleno proceso de expansión turística, con nuevos hoteles y hostels. Es recomendable el Spin Designer Hostel, un moderno alojamiento con desayuno incluido. El precio por noche parte de los 1.000 pesos para dos personas.

GASTRONOMÍA: las opciones para comer se encuentran en bares y restaurantes a la orilla del mar. Todas las tardes ofrecen happy hour en tragos hasta las 21 y luego una inmensa variedad de platos a base de pescados. Los restaurantes sacan su mercadería a la calle y el comensal elige la pieza y se sienta. Se puede degustar un buen plato por 200 pesos, y tomar un trago por menos de 100.

Info

Consejos y curiosidades

Para sumergirse en el destino.

En español. Su lejanía geográfica no se condice con la cercanía cultural que Filipinas tiene con Latinoamérica. Su pasado colonial español lo acerca miles de kilómetros a nuestra idiosincrasia y, si bien sus idiomas son el filipino y el inglés, casi todos manejan el español a la perfección. Es más: la misma lengua filipina se construyó, entre otras mezclas, con palabras castellanas. Por eso no sorprenderá que gran parte de sus ciudades, playas y pueblos lleven nombres como “El Nido”, “Negros”, “Puerto Princesa”, “Ángeles” o “San Fernando”.

La combinación perfecta. Para descansar del ajetreo de los tours es recomendable alternarlos con un día de relax en playas cercanas. Las dos recomendables son Las Cabañas y Nacpan Beach. La primera tiene la ventaja de estar pegada al pueblo y llegar ahí desde el centro demanda sólo diez minutos. Para la segunda hay que viajar más de media hora.

Bajo el mar. Hay opciones para conocedores del buceo y también para principiantes que se inician por curiosidad. Además hay cursos de fotografía marina, algo que es especialmente recomendable para esta zona en donde las especies quedan muy a la vista. Aún sin hacer buceo se pueden apreciar corales muy bellos.

Premiada. La belleza de El Nido es reconocida a nivel internacional: el año pasado fue calificada como la cuarta playa más linda del mundo por la revista especializada en turismo Condé Nast Traveler.

Ojo con el timo. Este destino también es conocido en el mundo por su variedad de conchas marinas de tamaños exorbitantes y por su producción de perlas. Hay venta callejera y también locales exclusivos. Con la venta informal habrá que estar atentos para no comprar una perla trucha.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.