Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Mundo

¿Dejo o no dejo propina? Un dilema que cambia según el destino que elijamos

Las costumbres son tan variadas entre los países que algunos pueden tomarlo como soborno y otros te miran mal si no pagás. Algunos casos del mundo.

Por Redacción Voy de Viaje.

¿Qué hacer con la propina? ¿Cuánto dejar? ¿Se deja? En algunos sitios oficiales de turismo de los principales países incluyen el apartado de la propina para evitarle al viajero algún mal trago (por pagarla o por no pagarla), así que no está de más repasar las costumbres en el lugar al que vamos antes de hacerlo.

Así como en Argentina se estila un 10 por ciento aproximado del consumo, sin obligación peeeero…, hay ciudades y países en los está prohibido por ley, y otros en los que es obligatorio y viene en la cuenta final.

Acá, hacemos un repaso por algunas costumbres en la materia en el mundo.

México

En México se acostumbra dejar una propina como agradecimiento a mozos, valet, despachadores de combustible, botones de hotel y cualquier prestador de servicios.

En restaurantes, bares y cafés, se suele dejar al menos el 10 por ciento del total. Si el servicio fue muy bueno, hasta 15 por ciento. Algunos restaurantes o bares incluyen la propina en la cuenta final, así que hay que fijarse bien para no pagar de más.

No dejarla está mal visto.

Francia

Aunque suele estar incluida, siempre se completa con un 10 por ciento extra. En caso de que no se cobre este servicio, se eleva al 15 por ciento.

Lo normal es dejar la propina en la mesa, pero si el restaurante está lleno se da en mano al mozo: “C’est bon.”

El 15 por ciento adicional en el ticket aparece como “Service Compris”, que al final del día se divide entre los empleados de cafés y restaurantes.

Alemania

En Alemania, la propina es equivalente al 5 o 10 por ciento del precio total consumido.

Si se paga la cuenta en efectivo, se le da en la mano al mozo, o se le indica que se quede con el vuelto: “Stimmt so”. De ningún modo hay que dejarla sobre la mesa.

En el caso de que se pague con tarjeta de crédito o débito, se le debe avisar al mozo cuánto se quiere pagar.

Grecia

Siempre hay que revisar que no esté incluida en la facturación, especialmente en hotelería. Aunque no es obligatoria y nadie nos mirará mal, suele darse propina en restaurantes, taxis y guías de turismo (entre el 5 y el 10 por ciento).

En el caso de los restaurantes, aunque suela estar comprendida en la cuenta, se da entre un 5 por ciento y un 10 por el trato. Con los taxistas basta con redondear el ticket y dejar el vuelto.

Estados Unidos

En la mayoría de los restaurantes de Estados Unidos establecen que la propina debe rondar el 18 al 20 por ciento, mucho más alto que en la mayoría de los países. Y se acostumbra a que se pone un dólar extra al pedir una cerveza.

Pero además, la propina es casi una obligación en distintos trabajos vinculados al sector de atención turística. Los sueldos de los empleados suelen ser muy bajos, y dependen de ese extra.

Noruega, Suecia y Dinamarca

Aquí no es común dejar propina, y sólo se acostumbra cuando los clientes se muestran muy conformes con el servicio prestado (además de bares y restaurantes, se suele hacer con los taxistas). El monto es variable, de un 5 a un 15 por ciento del total de consumos.

En el caso de Dinamarca, el servicio está incluido en las tarifas de hoteles, restaurantes y taxis. Lo mismo pasa en países como Finlandia e Islandia.

España e Italia

No por nada muchos argentinos venimos de allí: en ambos países europeos, la propina es voluntaria, y en general se entrega de acuerdo a la satisfacción del cliente con el servicio recibido.

Se puede estimar un porcentaje del total de la cuenta, pero lo más común es que se redondee el monto al momento de pagar y no se pida el vuelto.

Argentina, Chile y Brasil

En el gran país vecino, “el serviço” está incluido en la cuenta final, y es de un 10 por ciento.

También los mozos y otros empleados de servicios turísticos reciben dinero adicional, pero nadie mirará con mala cara si uno no paga.

En nuestro país es a voluntad, aunque está preestablecido que ronde el 10 por ciento de la cuenta. En Chile es similar, pero por ley el cliente puede exigir no pagarla si la incluyen en la factura.

China y Japón

Está muy mal visto dejar propina en China, pero hay algunas excepciones en ciudades como Macao o Hong Kong. No llegan al extremo de Singapur, donde tradicionalmente fue prohibida por ley, pero mejor evitar el mal trago.

En Japón, en tanto, ni siquiera existe. Uno es capaz de ofender a un mozo si se intenta dejar de más o no recibir el vuelto. Los guías de turismo no tienen tanto problema.

 

Temas: #Propinas
2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.