Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Playas

Brasil soñado: Angra, Isla Grande y Paraty

Angra dos Reis, Isla Grande y Paraty conforman un circuito accesible, a pocas horas de viaje desde Río de Janeiro. Un recorrido para disfrutar durante los próximos Juegos Olímpicos.

Por Pablo Bertorello*.

Considerada una de las 10 regiones más lindas para viajar por una prestigiosa guía turística, la Costa Verde, ubicada en el litoral de Río de Janeiro, es refugio de una estampa idílica: arenas cálidas y desérticas, aguas de color esmeralda y palmeras que combinan con el atardecer. 

En la bahía 

En Angra, la calle Estrada do Contorno conduce a espectaculares playas de la Costa Verde fluminense, con un entorno de numerosas cascadas formadas por los ríos que bajan por las sierras, las de Brachuy son una de las más atractivas por la fuerza de sus aguas y las poderosas caídas a variadas alturas.

Por su parte, la Isla de Gipóia, ideal para paseos en lancha; la Playa del Anil, con su camino costero perfecto para la puesta de sol; las islas de Cataguases y las Bonitas, dos tesoros paisajísticos; el Monumento a los Náufragos; el Pico do Frade y la reliquia fluminense del Convento de Nuestra Señora de Carmo son otras joyitas de la ciudad.

Isla Grande

En ferry, desde el puerto, cruzamos a esta isla que no permite el uso de automóviles. En este Caribe brasileño conviven desde arenas blancas y negras hasta pequeñas bahías solitarias con aguas turquesas. Lopes Mendes, con su virginidad y amplitud, es la vedette. 

Lopes Mendes. Con su virginidad y amplitud, es una de las playas más reconocidas de Isla Grande. (Diego Cardini / 123RF)

Visitar el rocoso Pico de Papagayo (980 metros) complace para disfrutar de una perspectiva de más de 300 grados de toda la isla. Al atardecer, no se puede dejar de pasear por los alrededores de la iglesia de San Sebastián, en la plaza del pueblo, para deleitar delicias caceras.

Paraty, el tesoro oculto

Referente en turismo cultural, es considerada por la Unesco como “el conjunto arquitectónico colonial más armonioso”. El río Pereque Azu la divide en dos y separa el casco histórico de la parte moderna, mientras aloja coquetas embarcaciones. 

Paraty. Callecita adoquinada del casco histórico. (Pablo Bertorello)

De las cuatro iglesias que guarda el casco antiguo de Paraty, la de Santa Rita de Cássia (1722) es la más fotografiada. 

Paseo en escuna

Todos los días salen las típicas excursiones en barco que recorren las playas e islas más bonitas: Lula, Dos meros, Vermelha y Comprida. Los paseos se prolongan durante cinco horas entre música en vivo, exquisita comida tradicional a bordo y zambullidas al agua con máscaras y flota-flotas para tomar selfies subacuáticas.

En la isla

Hacia el sur. El clásico paseo Súper Sur visita las playas de Lopes Mendes, Caxadaço, Dos Ríos (donde la arena fragmenta el mar de un gran piletón que se forma en la desembocadura de un río), Aventureiro, Meros y Maquariquessaba. Además, se puede hacer snorkel en la costa de la isla Greco: un peñón en medio del océano donde la fauna se hace una fiesta.

Hacia el norte. Bien cerquita de Abraão está la arena negra de Playa Preta. Bastante más allá, nadie quiere perderse la Laguna Azul. Con el nombre de la película de Brooke Shields, no se trata de una laguna ni tampoco es azul, sino un ancho canal de aguas verdísimas y tranquilas, entre dos islotes, que alojan cientos de peces Sargento y falso Volador.

¿CÓMO LLEGAR? vuelo a Río de Janeiro desde Córdoba con Gol, desde 6.700 pesos; con Latam, desde 6.900 pesos y Aerolíneas Argentinas, desde 7.300 pesos.

PASEOS: alquilar un auto por día en Río de Janeiro, desde 450 pesos. La embarcación municipal regular Angra-Abraão, demora entre una hora y media y dos, y cuesta unos 70 pesos. También se puede ir en catamarán en 45 minutos, desde 120 hasta 280 pesos.

ALOJAMIENTO: en Angra, Golden Tulip Porto Bali, desde dos mil pesos. En Isla Grande, Posada Caúca, desde 1.600 pesos. En Paraty, Posada do Sandi, en el centro histórico, desde 3.000 mil pesos.

GASTRONOMÍA: en Paraty, Margarida Café, en la calle Praça do Chafariz. Restaurante Aconchego Grill en la Calle del Comercio. En Isla Grande, el restaurante Lua e Mar, ubicado sobre la playa, ofrece exquisitos y abundantes platos, para dos, desde 700 pesos.

MÁS DATOS: www.visitbrasil.com/es

* Especial

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.