Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Qué hacer un día de primavera en Candonga

Paseos en bicicleta y a caballo, una estancia y una capilla histórica en un enclave natural para visitar y resguardar en el Corredor Sierras Chicas.

Por Mariana Minervini (Especial).

La primavera es una estación perfecta para aprovechar las tardes cálidas y conocer aquellos rincones pendientes de la provincia de Córdoba.

Desde la Capital y en tan sólo una hora y media en auto por un camino sinuoso pero de sorprendente vista panorámica, se puede llegar a un pequeño paraje del Corredor Sierras Chicas: Candonga.

Su nombre remite a su historia: significa “mula de tiro”, una actividad de descanso y recambio de mulas para continuar el traslado de mercaderías al Alto Perú. Es un lugar donde la cultura se hace presente a través de un ícono de la serranía: la capilla Nuestra Señora del Rosario de Candonga, declarada Monumento Histórico Nacional en 1941. 

Candonga es ideal para ir a pasar un día en medio de la naturaleza. Sus hermosas sierras y mansos ríos requieren cuidado, ya que pertenecen a la cuenca hidrográfica del río Carnero, que abastece a toda la región de las Sierras Chicas, actualmente vulnerable al avance de la frontera urbana. Sentarse en su orilla o caminar por senderos son algunas de las opciones.

Aventura sobre ruedas

Una posibilidad de visitar esta región consiste en sumarse a travesías en mountain bike. El guía cordobés especializado en ciclismo Juan Patricio Bianchi organiza y acompaña a grupos que parten en bicicleta desde la localidad de El Manzano y recorren 10 kilómetros de dificultad baja por la montaña hasta llegar a Candonga.

“El recorrido es un atractivo histórico por haber sido parte del antiguo Camino Real y por ser representativo del legado jesuita en nuestra provincia”, asegura Bianchi.

Tras curvas y contracurvas que hacen más divertida la aventura de los ciclistas, el guía explica que, al llegar a la Estancia de Candonga, se dejan las bicicletas para disfrutar de un merecido almuerzo en la cafetería de la estancia. Es recomendable reservar previamente si se desea almorzar, para probar sus propuestas gastronómicas con base en productos orgánicos. Según Marta Mensio, gerente comercial de Estancia Candonga, “todo proviene de la huerta y es elaborado de forma casera”. Los menús oscilan entre 390 y 600 pesos.

Allí también ofrecen la posibilidad de realizar cabalgatas y trekking. Además, incorporaron propuestas de visitas educativas en las que se recorren los atractivos culturales e históricos del sitio, la huerta y los corrales, además de compartir el proceso de reciclaje y compostaje que poseen. Otra opción es acercarse al río, con canasta en mano, y comer bajo un espinillo. 

Viajar al pasado

Sin lugar a dudas, se lleva todos los aplausos la singular capilla de Candonga por su gran valor cultural.

Se pueden recorrer los alrededores y el interior para conocer su particular arquitectura: su techo de bóveda único y sus usos a lo largo de la historia que permitieron que en el año 2000 la Unesco la incluyera como parte del camino de las estancias y la Manzana Jesuítica en la lista de Patrimonio de la Humanidad. Una guía local espera en la entrada para los interesados que quieran conocer más detalles. 

Es un placer observar la capilla a la distancia, con las Sierras Chicas que la enmarcan y permiten preservarla como un hito visual y cultural. Allí crecen matas de cortaderas y sus penachos blancos se vuelven plateados con los rayos de luz que caen en las sierras al atardecer. Un poco más allá, también está un viejo molino erigido en paredes de adobe que conserva su rueda de paletas de madera. Una oportunidad para descansar y encontrar la armonía interna. El día está completo.

Datos útiles

CÓMO LLEGAR: en auto desde Córdoba por RN E53 hacia Río Ceballos. Una vez en la localidad de El Manzano, se debe doblar a la izquierda y hacer 10 kilómetros por camino de ripio y curvas, por tratarse de un camino de montaña. Tener precaución.

CÓMO MOVERSE: es un paraje tranquilo donde se puede dejar el auto en el ingreso y disfrutar a pie o en bicicleta.

CUÁNDO IR: todo el año. En primavera y en verano para disfrutar el paisaje y el río. 

DÓNDE DORMIR: se recomiendan las cabañas Las Perdices.

DÓNDE COMER: el único lugar para comer es Estancia Candonga (estanciacandonga.com). Tiene servicio de restaurante y salón de té, con platos caseros y comida de campo. Con reserva previa vía WhatsApp al (351) 616-9368. Horarios: lunes y martes cerrado; miércoles a viernes de 11 a 17; sábado, domingo y feriados de 11.30 a 20.

MÁS DATOS: Oficina Municipal de El Manzano: (03525) 493225. aguadeoro.gov.ar/candonga.htm

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.