Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Exóticos

El gran desierto blanco argentino

En el norte del país, las Salinas Grandes impactan y desafían la creatividad de sus visitantes para sacar fotos. Hace poco, National Geographic las categorizó como uno de los “17 lugares más salvajes y hermosos del mundo”.

Por Redacción Voy de Viaje.

Las Salinas Grandes, en Jujuy, reciben ese nombre debido a que ocupan el tercer puesto entre los salares más extensos de Sudamérica. Se trata de un territorio de 12 mil hectáreas, que alcanza una altura de 4.000 metros sobre el nivel del mar. Además, es uno de los destino más visitados del norte argentino y recientemente fue reconocido como uno de los “17 lugares más salvajes y hermosos del mundo” según National Geographic.

Este hermoso desierto blanco se encuentra ubicado a aproximadamente 190 kilómetros de San Salvador de Jujuy, la capital de la provincia. Las Salinas Grande surgieron a partir de que la cuenca quedó cubierta por aguas provenientes de un volcán hace entre 5 y 10 millones de años. Luego, con el tiempo, la evaporación de estas aguas formó una capa de sal que alcanza un espesor promedio de 30 centímetros, tan resistente que soporta el peso de grandes vehículos.

EN ARGENTINA. Un viaje a Oriente en Buenos Aires.

Dentro del salar hay piletones y los visitantes pueden ver cómo es el proceso mediante el cual los trabajadores extraen la sal para luego comercializarla. Además, esos mismos trabajadores también ofrecen a los turistas sus servicios como guías.

En este paisaje surrealista, una de las actividades principales de los viajeros consiste en desafiar la imaginación y jugar con las distancias para sacar fotos con interesantes ilusiones ópticas, todo un clásico. Finalmente, y para tener en cuenta, para hacer este paseo se recomienda llevar gafas de sol para proteger la vista, y calzado ligero. Más info.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.