Un recorrido por las sierras puntanas

Para llegar al norte de la provincia de San Luis desde Córdoba Capital, hay dos posibles vías de comunicación.

Para llegar al norte de la provincia de San Luis desde Córdoba Capital, hay dos posibles vías de comunicación: una de ellas es transitar por la muy concurrida y peligrosa ruta 36 que va hacia Río Cuarto e ingresa a la provincia puntana por Villa Mercedes, y la otra es ir por el camino de las Altas Cumbres, pasar por Villa Dolores, Quines y continuar por  ruta 20 hacia Luján y desde allí bajar por la 146.

De cualquier manera son unos 490 kilómetros para llegar al centro termal de Balde, a unos 32 kilómetros al oeste de San Luis capital, por la autopista 7, iluminada como casi todas las de esta provincia, y que conduce a Mendoza.
Balde, un centro termal

Balde es un pequeño pueblo detenido en el tiempo, que cuenta con camping dentro y fuera de un reducido y rudimentario centro termal que ofrece pocas habitaciones. El uso de la pileta de pequeñas dimensiones cuesta $ 12.

Un bar donde se pueden comer algunas comidas rápidas se enfrenta a una pileta de natación abierta, con aguas a 45ºC, es otra opción. La entrada cuesta $ 10, por persona.

Casi a la salida del pueblo se encuentra Jardines de Tamarindos, el único hotel. Un oasis al que le falta mantenimiento y presentación y sus precios no están acordes con la calidad de la infraestructura.

Consta de dos piletas, una al aire libre y otra cubierta, con aguas termales.También tiene un restaurante con buena comida; sala para desayunar y dos categorías de habitaciones: las que se encuentran en el interior del hotel a $ 280 por día y otras, en cabañas con pileta de inmersión a $ 320 por jornada, con desayuno incluido.

El servicio de atención de jóvenes empleados es bueno y en general tratan de subsanar las continuas falencias que se presentan casi a diario.

Unos kilómetros más adelante se encuentra San Gerónimo, otra población favorecida por las aguas termales pero con las mismas características que Balde, es decir, escasez de infraestructura para los turistas que buscan estos lugares para el relax y el beneficio que otorgan las aguas termales.

En las cercanías, saliendo por la ruta 15 y pasando por sobre la autopista 7, tras recorrer 15 kilómetros se arriba a las Salinas del Bebedero, una laguna de la era cenozoica con un perímetro de 7.000 hectáreas de sal, muestra su apariencia lunar. Su explotación se remonta a 1900.

El recorrido se puede complementar con una visita a Villa de la Quebrada donde está el Cristo Milagroso y el Monasterio del Suyuque. Más adelante, los diques Luján y La Huertita, son especiales para la pesca y forman parte de la gran cadena de embalses que tiene San Luis para aprovechar los recursos hídricos como fuente de riego.

Quines y San Martín tienen hermosos balnearios y, en Las Chacras, se observan algunos cóndores que tienen su hábitat en la zona y planean sobre el salto de El Chispiadero, de 60 metros de altura.

Más adelante, en Leandro N. Alem, los antiguos moradores  dejaron sus huellas en pinturas rupestres y en Calendaria conviene detenerse y probar los exquisitos melones que caracterizan a la localidad. Luego, llega el turno de Toro Negro, donde se encuentra el Monumento a Belgrano con el mástil más alto del país y muy cerca de la capital, pero hacia las sierras, por ruta 20, se llega a uno de los lugares más promocionados: Potrero de los Funes. Una imponente quebrada y un lago sobre el cual se destaca un gran hotel que es sede de eventos de gran nivel, un autódromo y un circuito donde los gobernantes puntanos sueñan con atraer a la Fórmula Uno.

Lo que hay que saber

Cómo ir. Desde Córdoba se puede llegar pasando por Río Cuarto y Villa Mercedes, o por las Altas Cumbres desde Villa Dolores, entrando a San Luis por Quines y Luján.

Distancias. A la ciudad de La Punta se llega, luego de pasar por San Luis, a través de las rutas 147 ó 3.Las Termas de Balde están a 32 kilómetros al oeste de San Luis, por la autopista 7 y luego por ruta 15.

Alojamiento. El alojamiento en el único hotel de Termas de Balde cuesta $ 280, la habitación doble y $ 320, la cabaña con desayuno, en el mismo establecimiento.