Tiempos de colonia en Cartagena de Indias

Castillo San Felipe de Barajas, ubicado sobre el cerro San Lázaro. Su posición lo convirtió en fortaleza para repeler ataques de invasores.
Castillo San Felipe de Barajas, ubicado sobre el cerro San Lázaro. Su posición lo convirtió en fortaleza para repeler ataques de invasores.

La plaza Santo Domingo está frente al convento del mismo nombre, que data de 1569. Su imagen se impone en esas coordenadas.

La plaza Santo Domingo está frente al convento del mismo nombre, que data de 1569. Su imagen se impone en esas coordenadas.

El templo consta de una sola torre, la segunda no se terminó, y el interior se mantiene intacto desde sus orígenes. El altar barroco entroniza una imagen de la Virgen con corona de oro y esmeraldas.

La plaza Santo Domingo está frente al convento del mismo nombre, que data de 1569. Su imagen se impone en esas coordenadas.
La plaza Santo Domingo está frente al convento del mismo nombre, que data de 1569. Su imagen se impone en esas coordenadas.

En el exterior, frente a la puerta de ingreso, se encuentra la escultura de la Gorda Gertrudis, que representa el arte contemporáneo del colombiano Fernando Botero. El lugar es de los preferidos para los que gustan de las selfies.

Por las noches, ese espacio concentra el eje de la “movida” cartagenera, generada por varios restaurantes que ponen sus mesas sobre la plaza y al que concurren grupos artísticos con vestimentas tradicionales que contagian alegría a propios y ajenos.

La tendencia se repite en casi todas las plazas de la ciudad, siempre rodeadas de bares, restaurantes típicos y artesanos que le ponen color a cada esquina.

Otro lugar clásico para visita son Las Bóvedas, antigua estructura militar antibombas que funcionaba como el último cerramiento de la ciudad ante los ataques piratas y donde se guardaban víveres y pertrechos junto con las tropas. En la actualidad, después de haber sido utilizadas como calabozos, cada una de las 24 bóvedas se transformaron en coloridos locales de ventas artesanales.

Gabo

A pocos pasos está la casa del premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, símbolo de la cultura colombiana y mundial. Esta semana trascendió que la familia cumplirá el deseo del fallecido escritor y depositará parte de sus cenizas en esa ciudad.

En el casco histórico, muchos edificios patrimoniales fueron reconvertidos en hoteles boutique. Uno de ellos, el Bantú, frente a la Plaza Fernández Madrid, ocupa una vieja casona colonial de 300 años de antigüedad, con todos los servicios del siglo 21, excelente nivel y decoración muy atractiva, que incluye pequeñas cascadas en su amplio y luminoso patio, zona de piscina y jacuzzi en la terraza.

En la Plaza San Pedro Claver, junto a la iglesia y monasterio de igual nombre, que datan del siglo XVII, varias esculturas de hierro forjado representan distintos oficios de la vida cotidiana en la época colonial.

Isla Barú, entre aguas cristalinas y peces de colores.
Isla Barú, entre aguas cristalinas y peces de colores.

La Catedral es otra de las reliquias locales. Su construcción se comenzó en 1575 y 11 años más tarde el legendario pirata Francis Drake, cuya casa aún se exhibe en el centro de Cartagena, la destruyó en parte en represalia por no recibir en tiempo y forma el dinero que exigía para liberar la ciudad.

San Felipe de Barajas

Para visitar el castillo San Felipe de Barajas es necesario tomar un taxi, cuyo servicio está tarifado entre lugares clave.

El castillo fue construido en 1536 sobre el cerro San Lázaro y en fecha posterior se convirtió en fortaleza, para contrarrestar los continuos ataques de invasores que llegaban en búsqueda de las riquezas del Nuevo Mundo.

Precede al castillo la zona de Boca Grande, donde están los hoteles de gran categoría y edificios residenciales.

El ascenso hasta la monumental obra de ingeniería militar se hace únicamente a pie y es conveniente llevar alguna botella de agua o jugo, que numerosos vendedores ofrecen antes de iniciar el ascenso.

Castillo San Felipe de Barajas, ubicado sobre el cerro San Lázaro. Su posición lo convirtió en fortaleza para repeler ataques de invasores.
Castillo San Felipe de Barajas, ubicado sobre el cerro San Lázaro. Su posición lo convirtió en fortaleza para repeler ataques de invasores.

Además de las bocas de defensa donde asomaban los cañones, existen 1.500 metros de túneles que actualmente se pueden transitar sin problemas y que servían para las diversas tácticas que los militares de la época aplicaban en combate.

Se puede visitar todos los días entre las 8 y las 18.

Entre peces y corales

En la zona más moderna de la ciudad abundan las grandes cadenas de hoteles, restaurantes, y discotecas y destaca el llamado San Andresito, pintoresco sector de locales comerciales donde todo se puede conseguir a precios más acomodados.

Es recomendable contratar una excursión al archipiélago del Rosario, compuesto por 27 islas, la mayoría privadas. En una de ellas, la más alejada, el presidente de la república y su familia suelen pasar sus vacaciones.

El ticket para este viaje puede sacarse en forma directa en el Muelle de la Bodeguita, a pocos metros del moderno Centro de Convenciones, de donde salen las lanchas, a un costo de 53.500 pesos colombianos (U 22) que incluye el almuerzo en uno de los tantos restaurantes costeros y típicos de las islas.

El viaje permite tener una hermosa vista de la parte moderna de la ciudad, con grandes edificios y de las fortificaciones ubicadas a ambos lados de la Bahía de Cartagena. Una de las integrantes de ese grupo de islas es Barú, que todavía conserva tranquilidad y algunas playas solitarias.

Se puede optar por hacer snorkel, para observar la gran variedad de peces de colores a través de aguas cristalinas o bien bucear en medio de los grandes bancos de corales que abundan en el Caribe colombiano.