Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Voy de viaje

Milán: modernidad y patrimonio histórico

La ciudad, ubicada al norte de Italia, no sólo es un gran polo industrial y financiero, sino que tiene relevantes tesoros históricos y artísticos que preserva dentro del moderno perfil urbano. Rincones imperdibles para recorrer la metrópolis a pie.

Por Juan Carlos Lopresti, Especial.

Milán, desde el norte de Italia, se enorgullece de ser una gran ciudad industrial, distrito económico y financiero que también se posiciona como influyente en el mundo de la moda, al ser sede de la gran Feria de Milán donde se presentan las más importantes colecciones.

La ciudad, con horizonte de altos rascacielos como la Torre Garibaldi y vanguardistas edificios con piel de cristal y acero, tiene la mayor parte del tiempo un clima frío que atempera con el valioso y envidiable legado histórico y cultural que posee.

Para descubrirla hay que caminarla porque así se encuentran obras, como el mural de La última cena del genial Leonardo Da Vinci. También revela sus pasiones latinas al ser sede de dos de los más grandes equipos europeos de fútbol: AC Milan y el Inter (Internazionale).

Una vez arribados al aeropuerto de Malpensa, una de las dos aeroestaciones que tiene Milán e instalarse en un hotel, ya con el ánimo de conocer la ciudad, lo más práctico es tomar un ómnibus que por 16 euros (ida y vuelta) conduce a la Stazione Centrale, punto neurálgico del transporte ciudadano, donde coinciden metros, tranvías, trenes, y ómnibus.

Acto seguido, inicia un recorrido que según el interés, permite conocer los puntos más emblemáticos. Entre ellos las más representativas entradas a Milán como Porta Ve¬necia, Porta Vittoria y Porta Ticinese, mientras se bordea un gran parque que los locales utilizan para los momentos de ocio y esparcimiento.

Tres líneas de metro; 121 de ómnibus y una importante flota de tranvías antiguos y modernos, hacen que el traslado de las personas sea muy cómodo en la ciudad, incluso para llegar hasta la periferia con un costo único de 1.50 euros por viaje y una validez de 90 minutos.

Navigli. A bordo del tranvía de la línea 9 se arriba a Navigli, sector en el que a fines del siglo 19 se encontraba el principal puerto fluvial de Italia.

Los canales que abrazaban la ciudad fueron vaciados en 1930 pero el lugar tiene el en¬canto derivado de la nostalgia de una época donde las viviendas miraban a los puentes de madera por los que circulaban los habitantes.

En la actualidad en Dársena, se unen los dos canales sobrevivientes por donde circula el agua del río Ticino y se recrea parte de ese pasado, aunque lamentablemente el sector se utiliza como vaciadero de basura.

No obstante, sobre ambas márgenes todos los sábados se realiza una feria de gastronomía regional y venta de libros, y el último domingo de cada mes, un mercadillo de antigüedades. En tanto, la noche apaña a la bohemia y circula por numerosos pubs, bares, cafeterías y restaurantes.

Para “tuercas”. A muy pocos kilómetros de Milán y en un viaje de 15 mi¬nutos de tren, que parte de la Estación Garibaldi, se arriba a la ciudad de Monza donde se encuentra el famoso autó¬dromo del mismo nombre.

Para quienes gustan del automovilismo es una visita muy recomendable porque ahí se encuentra el trazado más antiguo de la Fórmula Uno que es vigilado por la escul¬tura de bronce que recuerda a Juan Manuel Fangio, ganador de esa tradicional competencia en 1953 y también en los dos años consecutivos ¬siguientes.

 

2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
La Voz.