Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Imperdibles

“Viajar vale la pena”: de Argentina a Alaska en una estanciera de 1960

Un día Cyntia y Andrés decidieron cambiar su vida: seis años, y miles kilómetros después, se cuentan entre los influencers de viajes más seguidos del continente. Acá su historia.

Por María Cruz Mercado Luna (Especial).

Esta pareja de argentinos logró hacer su sueño realidad y, al mismo tiempo, crear una gran comunidad digital que comparte con ellos desde el comienzo de estos seis años de viaje. Sus nombres son Cyntia Carolina Riedel y Adrés Osvaldo Carrizo, pero son más conocidos como los chicos de Viajar Vale la Pena. Conocé su historia.

Antes de todo

“El plan era viajar como mochileros, ya teníamos las mochilas, carpas y todo”, cuentan. Pero explican que, al ver el peso que iban a tener que cargar, se decidieron a comprar un vehículo. Después de buscar por un tiempo supieron que se vendía una estanciera con casi todas las partes originales. La bautizaron "Stancy" y en ella, Cyntia y Andrés encontraron al que sería su hogar por los próximos años.

De seis décadas

El auto es de 1960, por lo que cuenta ya con 61 años. Junto a ellos hizo 38.000 kilómetros por América, “lo mejor de este modo de vida y viaje es la libertad que nos permite, podemos elegir cuándo frenar y el momento de seguir”, explica Andy. “Lo complicado es conseguir sombra en los lugares calurosos”, se ríe Cyntia, pero agrega el plus de que es un medio de transporte económico.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de

Ambos destacan que viajar lento les da tiempo para conectar con la gente local, “como una vez que un señor que nos invitó a comer comida exótica, gusanitos y huevos de hormiga ¿Te acordás?” le pregunta Andy a su compañera. Los dos se ríen recordando ese día en un pequeño bar tradicional de México, donde probaron algo que jamás hubiesen imaginado.

Una odisea en velero

“Al momento de cruzar de Colombia a Panamá tuvimos que enviar el vehículo en un barco carguero y nosotros ir por otro medio”, introduce Andy. “Nuestros amigos nos convencieron de ir en velero… no sé si fue la mejor decisión”. Resulta que el viaje, originalmente de dos días, se hizo de cinco, se quedaron sin gas, sin comida, y se les terminó el combustible ¿Algo más? Sí, chocaron contra arrecifes y encallaron, sus cosas se cayeron al agua y fueron rescatados por la Marina. “Pero pasaron cosas graciosas y quedó como anécdota”, aclaran.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de

“Se podría decir que nuestra meta es llegar a Alaska”, dice Cyntia, pero explica que lo más importante es, en realidad, recorrer todo lo que hay en el camino, vivir y disfrutar de cada lugar. “Si un lugar nos gusta nos quedamos una temporada, llegar a Alaska es una excusa”, completa. A pesar de ir con tiempos pausados, ya llegaron a México, así que se acercan a su objetivo. Y por supuesto, todas sus aventuras se pueden seguir en su canal de Youtube.

2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
La Voz.