Los urinarios que generan controversia en París

Son amigables con el ambiente y apuntan a una ciudad más limpia, pero hay muchas quejas por su diseño.

París es visitada durante todo el año por millones de turistas que van en busca de romanticismo, buena pastelería y, por supuesto, la icónica torre Eiffel. Sin embargo, en los últimos días no fueron estos los motivos que pusieron a la ciudad en la mira, sino la polémica que generaron los nuevos urinarios en la vía pública.

Los mingitorios al aire libre que se instalaron a lo largo de la capital francesa tienen la forma de grandes cajas rojas y fueron pensados para que los transeúntes hagan sus necesidades allí, con el objetivo de reducir la micción pública en áreas donde no es debido. Conocidos como uritrottoirs, son amigables con el ambiente ya que crean compost.

¿Por qué generaron controversia? Para muchos parisinos, arruinan el hermoso paisaje de la ciudad y, además, consideran que debido a su diseño fomentan el exhibicionismo.

¿Cómo funcionan?

Los uritrottoirs, con forma de cajas gigantes, tienen una capa de paja que reduce el olor, y esa mezcla puede recolectarse y utilizarse para fertilizar las plantas con "nitrógeno y fosfato naturales", según se lee en un comunicado de la ciudad.

Estos dispositivos se instalaron como parte del Presupuesto Participativo e integran el proyecto “París más limpio: más inodoros y más tecnología al servicio de la limpieza”, que recolectó 16.232 votos.

Tres de los urinarios se colocaron en marzo en el Boulevard de Clichy, Place Henri Frenay y Tino Rossi. Un cuarto fue agregado el mes pasado en Île Saint-Louis y hay otro previsto para rue Bossuet.