Una vista increíble a los fiordos te espera después de 4.444 escalones ¿te animás?

Noruega sorprende con Flørli, una de las escaleras más largas del mundo.

En Noruega se encuentra una de las escaleras de madera más largas del mundo. Se trata de Flørli, que cuenta con nada más y nada menos que 4.444 escalones. Es un paseo imperdible si se está por la zona, ya que permite acceder a una vista privilegiada del lugar.

Los escalones siguen el camino que marcan las compuertas que alimentan la estación hidroeléctrica del muelle y terminan en la presa de Ternevass. Cuando se logra llegar a la cima, se obtiene una increíble panorámica del fiordo Lysefjord.

Dos opciones

Subir y bajar tantos escalones no es tarea fácil. Por eso, existen dos alternativas: el camino corto y el completo. El corto, ideal para familias con niños, consiste en ascender hasta el escalón número 1.000 y desde allí seguir por un sendero que conduce a través del río para volver al pueblo.

Los que se animen a hacer la escalera completa tienen que saber que algunas partes son bastante empinadas, por lo que no es recomendable que lo intenten si sufren de vértigo. A la mitad del camino hay un gran cabrestante; ese punto ya ofrece postales impactantes y es un buen sitio para frenar si se desea. Después queda continuar hasta la cima, desde donde la vista panorámica se traza por encima de la línea de los árboles, ¡una locura!

Desde la parte más alta hay dos formas de volver a Flørli: seguir la carretera de servicio más allá de los lagos y regresar por el valle Flørdalen (en un viaje de cuatro horas), o cruzar directamente a Flørdalen (en tres horas). Todos los caminos están marcados con letreros.