Una tumba egipcia desconocida por el turismo abre sus puertas

La antigua tumba de Mehu, un oficial de alto rango, estuvo resguardada del público durante casi 80 años hasta que recientemente las autoridades decidieron abrir sus puertas.

Ubicada muy cerca de Giza (Egipto), fue descubierta en 1940 por el egiptólogo Zaki Saad, pero se mantuvo cerrada para llevar a cabo trabajos de restauración. De hecho, con el objetivo de protegerla, no se había dado a conocer a nivel masivo.

Seguí leyendo: Encuentran escultura gigante de Ramsés II en el Cairo.

Para los arqueólogos esta construcción fue un gran descubrimiento, ya que, debido a sus coloridas decoraciones, se pudo llegar a una conclusión precisa de cómo vivían los egipcios antes de que se construyeran las pirámides.

Según los expertos, se trata de una de las tumbas más bellas de la necrópolis de Saqqara, un antiguo cementerio al sur de El Cairo. Y, además de ser el lugar de descanso final del oficial Mehu, también alberga a su hijo y a su nieto.

En su interior conserva pinturas únicas, con imágenes de cocodrilos, tortugas y bailes de celebración representados en las paredes.

Un curioso hallazgo: Mirá dónde descubrieron el queso más antiguo del mundo.

Recuperando el turismo

Después de que en el año 2011 Egipto se viera afectado a nivel turístico por la llamada Primavera Árabe –una serie de manifestaciones populares por la democracia y los derechos sociales organizadas por la población árabe y, en muchos casos, financiadas por potencias occidentales–, el Gobierno local encaró diversas tareas y proyectos para recuperar el interés de los viajeros por visitar sus atractivos.

Mirá también: Destinos para conocer al otro lado del mundo.

Por esta razón, la apertura de la tumba de Mehu, después de haber resaltado los colores de las pinturas, colocado un sistema de iluminación y acondicionado el lugar para recibir visitantes, es una de las tantas iniciativas que las autoridades continúan emprendiendo para atraer al turismo internacional.