Un recorrido por Estambul, la “Nueva York turca”

Imágenes increíbles de Estambul, Turquía:  (Foto: Carla Cossentini)
Imágenes increíbles de Estambul, Turquía: (Foto: Carla Cossentini)

Ruidosa, alborotada, luminiscente, aglomerada y exótica, así es la capital económica de este país, uno de los lugares más interesantes del mundo para visitar con suficiente tiempo.

La enorme Estambul tiene todas las características de las grandes ciudades occidentales industrializadas. La novedad acá, cortesía euroasiática, es la fusión que la convierte en algo más apetecible y original que otras.

Imágenes increíbles de Estambul, Turquía: Mar Marmara. (Foto: Carla Cossentini)
Imágenes increíbles de Estambul, Turquía: Mar Marmara. (Foto: Carla Cossentini)

Las oraciones sincronizadas por altoparlantes, que emiten al unísono las mezquitas al menos tres veces al día, son algunas de las expresiones que recuerdan que Estambul es Oriental y que su fe islámica sigue tan vigente como sus diversas y soberbias edificaciones de imperios que gobernaron la región -romano, bizantino y otomano- y que forjaron una metrópolis cargada de contrastes y exquisiteces.

Imágenes increíbles de Estambul, Turquía: Mezquita Santa Sofía. (Foto: Carla Cossentini)
Imágenes increíbles de Estambul, Turquía: Mezquita Santa Sofía. (Foto: Carla Cossentini)

Al recorrerla, algún que otro gato -de los muchos que merodean sus calles- ofrece cariño por caricias y comida; mientras los mercantes turcos -siempre hombres-, con exagerados gritos y movimientos, llaman la atención para ofrecer sus variadas mercancías.

La gran Estambul es digna de visitarse con tiempo y dedicarle al menos cinco días completos si se quiere disfrutar a pleno una de las ciudades más interesantes del mundo. Mientras tanto, estos son algunos de los imprescindibles que no pueden dejar de conocerse.

Mercados, donde el regateo es ley

Resulta difícil pensar mercados más grandes, completos y hermosos que los que existen en Estambul. Son gigantes, a veces hasta resultan interminables, y sin dudas es una de las mejores experiencias para los apasionados de las ferias y bazares.

Imágenes increíbles de Estambul, Turquía:  Mercado de las Especias. (Foto: Carla Cossentini)
Imágenes increíbles de Estambul, Turquía: Mercado de las Especias. (Foto: Carla Cossentini)

En estos lugares el regateo es ley. Para descubrir la gran variedad de productos, precios y calidad que ofrecen los miles de puestos, y disfrutar este paseo comercial de la mejor manera, es recomendable tomarse dos tardes o mañanas completas para no empalagar tanto los sentidos.

Existen muchísimos mercados dispersos, tanto del lado asiático como del europeo, de modo que resulta importante decidir antes cuáles visitar. Los más destacados por su ubicación, extensión y variedad son el Mercado Egipcio o Bazar de las Especias, el Gran Bazar y el Arasta Bazaar, en el barrio Eminönü.

Imágenes increíbles de Estambul, Turquía: lámparas en el mercado. (Foto: Carla Cossentini)
Imágenes increíbles de Estambul, Turquía: lámparas en el mercado. (Foto: Carla Cossentini)

Se pueden encontrar especias, hierbas, semillas, cafés, turkish delight (dulces turcos), plantas, frutas, carnes, comidas, ropa, cosmética, joyería, tecnología, antigüedades, libros, adornos, muebles, pipas, bastones, carteras, cintos, sombreros… y la lista sigue.

El respeto al culto

Visitar las mezquitas es un paso obligado para adentrarse en la fe islámica y maravillarse con las enormes cúpulas y estructuras de los edificios más sobresalientes de la ciudad turca.

Al ingresar a cualquiera, sus visitantes deben hacerlo descalzos; mientras que las mujeres, sin distinción de edad ni religión, no pueden mostrar piernas ni hombros, además de tener que cubrir con un hijab (velo o pañuelo) la cabeza y cuello, dejando al descubierto solo los ojos.

En algunas camii (mezquitas) los espacios son compartidos entre hombres y mujeres, pero en otras cada cual tiene un lugar diferenciado dentro del templo.

Existen alrededor de 3.300 mezquitas en Estambul, por lo que sería injusto clasificar cuáles son más importantes de conocer; cada cual guarda una estética e historia que las hace únicas, y todas son de acceso libre y gratuito.

Imágenes increíbles de Estambul, Turquía: Mezquita Azul. (Foto: Carla Cossentini)
Imágenes increíbles de Estambul, Turquía: Mezquita Azul. (Foto: Carla Cossentini)

Sin embargo, por su belleza e inmensidad, la más famosa de todas es la Sultán Ahmet Camii, conocida como la Mezquita Azul, nombre que le vale por los más de 20.000 azulejos artesanales que revisten el interior de este enorme templo otomano del siglo XVII.

La Mezquita Santa Sofía -antigua basílica, museo desde 1935-, es una de las más antiguas y amalgama en su arquitectura los estilos bizantino y otomano, que la convierte en uno de los templos más interesantes de ver.

La Süleymaniye Camii, por su parte, resalta como la más vistosa desde las orillas europeas del Bósforo. Por más de 400 años fue la más grande, siendo destronada por la Mezquita Camlica, en lado asiático de la ciudad.

“A lo asiático” o “a lo europeo”

El estrecho del Bósforo divide el lado asiático del europeo y, para saltar entre continentes, la mejor forma de hacerlo es a través de un paseo en ferry que regala vistas alucinantes de la ciudad desde el agua.

En oriente, los elegidos son el distrito Üsküdar y el puerto de Kadiköy, donde se refleja la vida más local y popular de Estambul. Al pasear por la zona resaltan los mercadillos de frutas, pescados, restaurantes y muchísimos comercios.

Imágenes increíbles de Estambul, Turquía:  Barrio Asiático. (Foto: Carla Cossentini)
Imágenes increíbles de Estambul, Turquía: Barrio Asiático. (Foto: Carla Cossentini)

Desde el puerto sale el antiguo tranvía que conduce hasta el imperdible barrio Moda, que fascina con sus pintorescas callecitas, bares y cafés; y es imprescindible culminar el paseo caminando por la hermosa costanera Caddebostan, frente al mar de Mármara.

En occidente, dos paradas obligadas son Beyoglú y Eminönü. El primero es el barrio más europeo, donde se consigue la mejor panorámica en altura desde la Torre de Gálata. En esta zona el turismo explota y resulta entretenido caminar la animada avenida Istiklal Caddesi, sobre todo por la noche, cuando se enciende con miles de luces y gentes.

En el centro histórico de Estambul se ubica Eminönü y barrios aledaños, con los grandes mercados y bazares, el palacio de Topkapi, las Mezquitas Azul y Santa Sofía, palacios de arte turco y varios sitios más súper interesantes para visitar.

Finalmente, después de una larga caminata, ir a un hamam -el milenario baño turco-, es la mejor opción para relajarse entre espuma, masajes y el lujo arquitectónico que caracteriza a toda la ciudad de Estambul.

Temas Relacionados