Un pueblito polaco cubierto de flores

Está hermosa costumbre nació como resultado de combatir las manchas de hollín causadas por las estufas. A principios del siglo pasado, este tipo de manchas era muy común debido a la ventilación que se utilizaba. En ese contexto, un vecino, cansado de ver una gran mancha en su techo, decidió cubrirla con una flor hecha a mano con pintura. Con el tiempo, los vecinos copiaron esta idea y fueron ocultando las manchas de sus casas.

Así, sin planearlo, todo el pueblo quedó cubierto por flores y se creó Malowana Chata, una competencia de cabañas pintadas que se celebra tradicionalmente desde mitad del siglo pasado.

El concurso

Cada año, después de Corpus Christi -a finales de mayo y principios de junio-, las mujeres del pueblo se enfrentan en un concurso de pintura de flores.

Aunque la tradición de la pintura comenzó informalmente, la competencia fue introducida de manera formal por el Gobierno polaco, para animar a sus ciudadanos después de la Segunda Guerra Mundial. Conocido como Malowana Chata, el concurso se convirtió en un evento anual en 1965.