Un cuadro es la entrada de este restaurante oculto en Nueva York

Para sentirse un espía. (Frevo)
Para sentirse un espía. (Frevo)

¿Cuántas películas muestran al personaje entrando en un espacio secreto a través de una biblioteca, un espejo o un cuadro? muchísimas, pero claro, en general esto es algo reservado a la ficción. Frevo es un restaurante de Nueva York que invita a vivir la experiencia en la vida real.

Qué sirve

El local se autodefine como exclusivo, y con razón: tiene pocos lugares, y una cocina abierta que permite ver el trabajo del chef. El menú de degustación, que comienza en los 105 dólares, está enfocado en ingredientes simples, de estación y obtenidos mediante prácticas sostenibles.

Cómo se ingresa

Lo que más llama la atención no es lo que sirve, sino dónde está. Se encuentra atrás de una galería de arte de Greenwich Village. En la sala de exposición las muestras cambian, con trabajos de diferentes pintores modernos y de su "artista residente", Toma-L. Los cuadros coloridos y luminosos contrastan con el menú simple y elegante del restaurante.

"Vení a comer con nosotros atrás del bastidor", invita en sus redes, donde se ve un cuadro despegado de la pared sólo lo suficiente para permitir el paso al local. Muy de Alicia en el país de las maravillas.