Turismo de alta gama

RIU Palace Península, nuevo eslabón de la cadena en Cancún, México. La construcción del hotel demandó una inversión de U$S 140 millones.
RIU Palace Península, nuevo eslabón de la cadena en Cancún, México. La construcción del hotel demandó una inversión de U$S 140 millones.

Existe un segmento de mercado al que pocas publicaciones se dirigen por considerar, a veces justificadamente, que es muy selecto y exclusivo: el turismo de alta gama.

En términos generales es así, pero ello no significa que no haya alternativas que se podrían encuadrar en un alto nivel y a la vez ser accesibles para un mercado cada vez más exigente y, paralelamente, consumidor de productos de calidad.

Y esto ocurre tanto en materia de destinos como de alojamientos, transporte aéreo, gastronomía y otros servicios turísticos complementarios.

Nuevo RIU en Cancún. El pasado 4 de mayo, en el balneario mejicano de Cancún, abrió sus puertas un nuevo eslabón de la cadena RIU Hotels & Resorts: el RIU Palace Península. Con una inversión de 140 millones de dólares, se trata de un moderno y lujoso hotel con régimen "todo Incluido 24 horas", característico de esa marca, situado en la primera línea de mar sobre una espectacular playa.

Para confirmar lo dicho al comienzo sobre la demanda, el día que este hotel comenzó a operar ingresaron 300 personas; a una semana de la apertura, la ocupación fue del 95 por ciento, y para la tercera semana de mayo, las reservas ascendieron al ciento por ciento.

Este es el cuarto hotel de la cadena en Cancún, donde ya tiene tres resorts: el RIU Palace Las Américas, el RIU Cancún y el RIU Caribe, que se encuentra en pleno proceso de remodelación y reabrirá en dos meses.

El RIU Palace Península pertenece a la gama más lujosa de los hoteles vacacionales de la cadena, orientada a una clientela más exigente por su oferta gastronómica de alta calidad y por el exclusivo programa “todo incluido 24 horas”, que permite al huésped, una vez instalado y colocada la pulsera identificatoria en su muñeca, olvidarse prácticamente de cualquier erogación, salvo claro está, de sus gastos personales extras.

El hotel muestra un diseño elegante, moderno y contemporáneo, con un gran espacio cuadrado vacío en el medio de su estructura, que permite identificarlo desde lejos y que ya recibió el calificativo de “la ventana”. El hotel cuenta con 562 habitaciones, divididas entre un edificio de 17 plantas y 48 villas, con vista al mar Caribe y una decoración vanguardista.

La gastronomía de calidad es otra de las características distintivas de RIU. En el Palace Península, los huéspedes pueden optar por una variada oferta gastronómica en sus cinco restaurantes temáticos -el japonés Kabuki, el de fusión Krystal, el mejicano Tamales, el italiano Venecia y el steakhouse Isla Mujeres, además del restaurante principal Las Olas.

Ofrece, además, siete bares con una extensa carta de cócteles y bebidas nacionales e internacionales, así como los cafés y repostería del Capuchino, ubicado en el lobby.

El hotel dispone además de una atracción extra, que lo une directamente con las raíces culturales de la región. Dentro del gran jardín posterior, se encuentra el sitio arqueológico de Ta\'akul (“lo que está escondido”), tesoro cultural que fue recientemente excavado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (Inah) con financiación de la hotelera, que será también responsable de su mantenimiento y cuidado.

Las tarifas por día por persona, todo incluido, promedian desde los U 191,21 en una suite Jr. con balcón o terraza, hasta los U 233,42 en una suite de una de las villas con balcón o terraza y jacuzzi.

En Internet: www.riu.com