Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Imperdibles

Tres sitios italianos que son patrimonio mundial

El país europeo tiene 55 lugares que fueron destacados por la Unesco por su historia y su trascendencia para la humanidad. Aquí, elegimos apenas tres.

Por Redacción Voy de Viaje.

Si es difíciil elegir un lugar para conocer Italia en un viaje de pocos días, todavía más complejo es elegir entre los lugares que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde que se instauró la elección.

Por empezar, porque son todos increíbles, pero también porque hay 55 en el país europeo. Hay lugares conocidos como las increíbles Dolomitas, la ciudad de Verona, los cascos históricos de San Gimignano, Florencia o Roma, y otros menos populares. 

Los trullos

Se trata de unos tejados cónicos o piramidales (el nombre deriva del griego, que significa "cúpula") que son testimonios de construcción de piedra seca con losas. La técnica se remonta a la época prehistórica y todavía hoy se usa en Apulia. Están por todo el Valle de Itria como refugios rurales para el ganado y los aperos agrícolas, pero la mayor concentración de trullos se encuentra en Alberobello. El centro de la ciudad cuenta con más de 1.500 trullos, casi todos en perfecto estado de conservación. En 1996, fueron incluidos por la Unesco en la lista del Patrimonio Mundial como ejemplo notable de arquitectura.

Según algunos estudios, surgieron en el siglo XIV... para no pagar impuestos. El rey de Nápoles había dictado un tributo para cada pueblo nuevo que se edificara, y el conde de Acquaviva acordó con los colonos que no utilizaran mortero para unir los bloques con los que construían sus viviendas, ya que de este modo mantenían el aspecto de una construcción provisoria, fácil de demoler y por tanto no imponible. Sin embargo, no son para nada precarios: su estructura, aunque carente de elementos de apoyo y acoplamiento, posee una extraordinaria estabilidad y muestra el empleo de unas técnicas especialmente ingeniosas.

Las Dolomitas

Es la cadena montañosa de los Alpes orientales, y forman parte de los 55 lugares italianos incluidos por la Unesco. La zona incluye más de 141.000 hectáreas de territorio que comprende tres regiones (Trentino Alto Adigio, Véneto y Friuli Venecia Julia) y cinco provincias (Trento, Bolzano, Belluno, Pordenone y Udine). Hay allí 18 cimas que se elevan por encima de los 3.000 metros de altura.

Le Corbusier, uno de los más famosos arquitectos del siglo XX, los definió "la más bella obra arquitectónica del mundo". De hecho, las Dolomitas ofrecen montañas hechas de muros de roca, glaciares, sistemas kársticos, torres y pináculos, montañas incisas por los agentes atmosféricos, donde se mezclan la cultura italiana, la alemana y la de la comunidad autóctona ladina.

Las Dolomitas toman su nombre del geólogo francés Dieudonné Dolomieu que descubrió las propiedades de la dolomía, una roca caliza riquísima en mineral dolomita, presente en esta cadena montañosa.

La dolomía da a las montañas un color particular: el blanco (por eso se los llama también "Montes pálidos"). 

San Gimignano

Entre las colinas, sumergido en el paisaje de Siena, surge el pueblo de San Gimignano, rodeado de una muralla del siglo XIII que abraza un ambiente medieval de intacto esplendor.

Es la Toscana más amada por los turistas, la de los campos de trigo, los viñedos y los antiguos burgos. Es la Toscana de la buena cocina y de los sabores inconfundibles.

"Obra maestra del genio creativo humano, presenta los testimonios únicos de una civilización del pasado y un excepcional ejemplo de conjunto arquitectónico y paisajístico, testimonio de importantes etapas de la historia humana". Así, la Unesco la incluyó en 1990 en su lista.

Una visita al lugar supone sumergirse en la atmósfera del siglo XIV. Su aspecto se ha mantenido mayormente intacto y la localidad presenta uno de los mejores ejemplos europeos de organización urbana de la época de las ciudades-estado.

El rasgo característico de este pueblo son las espectaculares e inconfundibles torres que dominan el paisaje, cada una de ellas con una historia que contar.

2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
La Voz.