Tres montañas en el mundo que no necesitan filtros

Las formaciones de Zhangye Danxia son producto de millones de años de erosión. (123RF)
Las formaciones de Zhangye Danxia son producto de millones de años de erosión. (123RF)

De Jujuy a China, te mostramos cerros y picos que sorprenden por la intensidad de sus colores.

El mundo está lleno de rincones que parecen pinturas naturales, desde ríos multicolores hasta campos de flores. Y estas montañas no se quedan atrás: de Jujuy a China, te mostramos tres ejemplos que no necesitan filtros.

1. Serranía del Hornocal (Argentina)

Ubicada a 25 kilómetros de Humahuaca y a más de 4.700 metros sobre el nivel del mar, la Serranía del Hornocal es uno de los paisajes más impactantes de Jujuy. Y si bien es menos famosa que el también jujeño Cerro de los Siete Colores, concentra el doble de tonalidades, que van desde el ocre al amarillo pasando por el verde y el blanco. El mejor momento para contemplarla es al atardecer, justo antes de que caiga el sol.

2. Apu Vinicunca (Perú)

También llamado "Montaña Arcoíris", el Apu Vinicunca es una parada imperdible en los Andes peruanos. Los responsables de sus líneas de colores son los pigmentos minerales de la superficie. El pico, de más de 5.000 metros de altura, empezó a ganar popularidad hace apenas unos años, cuando la nieve que lo cubría se derritió y dejó expuestos sus intensos tonos. Para llegar, hay que hacer una caminata de unas dos horas.

3. Zhangye Danxia (China)

En la provincia de Gansu (China) existen unas montañas que parecen pintadas con tiza. Se trata de las formaciones del Parque Geológico Nacional Zhangye Danxia, que son producto de millones de años de erosión y de las condiciones extremas del desierto. Estas montañas rosadas, amarillas, marrones y blancas se aprecian desde miradores distribuidos en distintos puntos del parque. La mejor época para conocerlo, cuando sea seguro volver a viajar, es de junio a septiembre.