Tesoros de Yucatán

Las playas de Quintana Roo son de las más atractivas del Caribe. Además de estar en contacto con la naturaleza, en ellas se puede descubrir la cultura de los mayas.

Ubicado en la península de Yucatán, en el este de México, el estado de Quintana Roo es una de las regiones del mundo privilegiadas por la naturaleza. En su territorio alberga ríos subterráneos –que afloran convertidos en cenotes-, sierras bajas, frondosas selvas, lagunas y 856 kilómetros de litorales con playas de arenas blancas. En este lugar el protagonista es el Mar Caribe, con aguas turquesas que dejan atónitos a los cordobeses.

En ese mar de caletas y acuarios naturales, las propuestas turísticas de los diferentes destinos de la región giran alrededor de la flora y la fauna del lugar. El Caribe mejicano es ideal, por ejemplo, para conocer el segundo arrecife coralino más grande del mundo, llamado el Gran Arrecife Maya. Más de 350 kilómetros se encuentran en esta zona de México.

A los atractivos naturales se les suman los culturales, influenciados especialmente por los vestigios del pueblo maya en diferentes construcciones y monumentos de carácter patrimonial. Tulum es una de las zonas arqueológicas más visitadas, pero también aparecen otros nombres –casi imposibles de pronunciarcomo Kohunlich, Dzibanché, Kinichná, Oxtankáh, Chacchoben, Xel-ha, Muyil, El Rey, Cobá, San Gervasio, Chichen Itzá y El Meco, que vale la pena conocer. A continuación, algunas de las perlas que conforman los tesoros de esta región del Mar Caribe, ideal para disfrutar del mar, el sol y la arena, enmarcados por la cultura mejicana.

Isla Mujeres, bella y tranquila

Las callecitas adoquinadas conducen hasta la iglesia, la plaza, el Palacio Municipal y otros lugares emblemáticos de este rincón donde aún persiste la tradición de esta región de Yucatán. Los turistas se mueven en bicicleta o pequeños vehículos. El Meco es la zona arqueológica maya más relevante.

Desde el mar, los paseos en lancha permiten disfrutar de las bellezas del paisaje acuático y acceder, por ejemplo, a Contoy, otra isla donde hay una reserva con más de 90 especies de aves rodeadas de la flora y la fauna típica. En Isla Mujeres, la mayoría de los circuitos están relacionados con el ecoturismo. Dolphin Discovery, para nadar con delfines, es un recorrido recomendable, al igual que los sitios indicados para el buceo: la Cueva de los Tiburones Dormidos, los Cuevones, la Media Luna o el Valle de las Barracudas.

Nadie se va de Isla Mujeres sin haber aprovechado algún plato o trago típico, tras pasar por las tiendas donde se ofrecen artículos artesanales.

Cancún, la meca

Creada especialmente como destino turístico, cuenta con 22 kilómetros de playas con arenas blancas en las que es imposible dejar de compartir la típica "selfie viajera". El lugar se encuentra en el noreste de la península de Yucatán y se destaca por la calidad de su oferta de servicios turísticos, con las mejores cadenas de hoteles del mundo. De día, playa y recorridos culturales. De noche, algunos tragos y mucha música para pasarla bien. Cancún es la "Puerta del mundo maya", de allí que vale la pena emprender algunas de las expediciones para conocer las zonas arqueológicas.

Flamboyanes e iguanas reciben al viajero durante sus recorridos por la ciudad, en la que también se puede practicar golf. Los amantes del mar tienen la oportunidad de disfrutar de los arrecifes de corales a través del snorkel y el buceo.

Playa del Carmen,auténtica y relajada

Dicen que las comparaciones son odiosas, pero resulta difícil no diferenciarla de Cancún, tal vez porque Playa del Carmen es otro de los lugares más visitados de Quintana Roo. Los turistas la reconocen por su perfil tranquilo y una idiosincrasia auténticamente local. Su paisaje no difiere mucho del resto de la Riviera Maya. El contraste se mantiene perfecto y recuerda a la bandera argentina: arenas blancas con franjas de cielo y mar de color turquesa, acompañadas por un sol radiante.

La calidez del agua da el toque necesario para crear momentos de absoluto relax. Un paseo imperdible es la Playa Akumal, entre Playa del Carmen y Tulum. Las tortugas, que le dan nombre al lugar, son las grandes protagonistas de este territorio de lagunas, playas, cenotes, caletas y cavernas, donde proliferan la flora y la fauna marina. Todo esto la hace ideal para nadar, bucear y practicar snorkel.

Cozumel, la isla azul

Muchos consideran a esta isla como uno de los mejores lugares para descubrir las bellezas naturales que guarda el mar en esta región de México. El pueblo de San Miguel aparece ocupado por turistas que bajan de los cruceros para conocer los secretos del lugar.

Cozumel se encuentra al frente de Playa del Carmen, de allí que el tránsito de viajeros suele ser muy intenso. El viaje resulta una buena oportunidad para comprar artesanías que recuerdan a la cultura maya o para saborear platos de la región en sus restaurantes y cafés. Los centros ceremoniales mayas también le dan identidad a esta isla, la mayor del Caribe mejicano. Los fanáticos del sol no pueden dejar de visitar la costa occidental, donde se concentran la mayoría de las playas de arenas blancas y aguas turquesas, sin grandes oleajes.

Tulum, la ciudad maya

El mejor sitio para encontrarse de cerca con la cultura de los pueblos originarios de la región. Sus construcciones de piedra miran de frente al Mar Caribe, junto a las playas y la selva. El Castillo –una postal ineludible de este destino- es una de las edificaciones mayas más famosas, ubicada al borde de un acantilado. Antes del arribo de los españoles, la zona fue una fortaleza maya, que vivió su época de oro cerca del año 1.000 d.C.

En esta zona, la cultura de ese pueblo persiste a través de tradiciones milenarias reproducidas por la población. Del gris de las piedras de las ruinas, el azul del mar y la blancura de la arena a los vivos colores y aromas del naranjo, flamboyán y maculix, entre otras plantas típicas.