Se fueron de viaje una semana sin saber dónde despertarían cada día

La iniciativa fue promovida por Tourisme Quebec. La pareja que vivió la experiencia se hospedó en una habitación móvil, que cada noche era trasladada a un destino diferente. 

Hay un dicho que asegura que lo no planeado siempre sale mejor y, si se aplica a la experiencia que vivieron Kip Geddes y Glennis Laroe, se podría decir que es totalmente cierto. Esta pareja se ganó un viaje promovido por Tourisme Quebec, que consistía en irse una semana sin saber los destinos que se visitarían ni el itinerario.

La pareja, oriunda de Brooklyn (Estados Unidos), se sorprendió al enterarse de que su habitación sería una estructura móvil que se trasladaría todas las noches para que amanecieran en diferentes destinos. La mejor parte es que al despertar no se les informaba el dónde se encontraban, sino que tenían que averiguarlo por sí mismos.

Su hogar temporario, diseñado por la firma de arquitectura de Montreal l’Abri, fue transportado por Quebec en helicóptero, tren, barco y camión. Cada mañana, la pareja descubría una cultura, una ciudad, una postal natural y una gastronomía distintas.

Una pequeña parte de su recorrido incluyó la ciudad de Montreal, en donde visitaron el casco antiguo, disfrutaron del festival de música Piknic Electronik y caminaron por las calles. Además, conocieron el Parque Nacional del Fiordo de Saguenay, pasaron una noche en el bosque nocturno Foresta Lumina, fueron a ver ballenas, degustaron quesos y practicaron paracaidismo.

Pero eso es sólo un fragmento de todo lo que vivieron, y por eso dejaron su itinerario a disponibilidad del público para que quienes estén por visitar Quebec lo puedan usar a modo de guía.