Realidad y ficción: el castillo de Drácula existe en Transilvania

Se encuentra en la localidad de Bran. Y cultivó su fama en torno al vampiro del autor Bram Stoker. (Castillo Bran)
Se encuentra en la localidad de Bran. Y cultivó su fama en torno al vampiro del autor Bram Stoker. (Castillo Bran)

Encaramado arriba de una colina y rodeado de pinos, así se alza el Castillo Bran. La construcción medieval y las murallas con ventanas pequeñas ayudan a potenciar el halo de misterio que rodea a este sitio donde se mezclan realidad y ficción.

La mansión, que tiene un lugar en el imaginario de muchas personas alrededor del mundo, es uno de los sitios más visitados en Rumania.

La leyenda

El personaje de Bram Stoker, Drácula, es un conde de Transilvania con una peculiaridad: es un vampiro. Este personaje tenebroso vive en un castillo en lo alto de un valle al borde de un risco, en el Principado de Transilvania.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Katya (@iamkatianova) el24 de Feb de 2020 a las 11:34 PST

La descripción se ajusta perfectamente a este palacete, que es conocido en todo el mundo como el Castillo de Drácula. Ahora bien, el escritor vivió en Gran Bretaña y nunca visitó Rumania. Se dice que la vivienda de Drácula la basó en descripciones e ilustraciones del Castillo Bran.

Dejando la literatura de lado, veamos la historia real de este lugar: la construcción se completó en 1388 y fue edificado sobre un acantilado, con una vista privilegiada de los bosques cercanos.

A lo largo de los siglos fue pasando de manos y de roles. Desempeñó en diferentes momentos el papel de aduana, residencia de la familia real y fortaleza, ya que localización en el límite oriental de Transilvania sirvió para defender la frontera.

Más allá del misterio y la imaginación fomentada por décadas de leyendas, es un lugar que vale la pena visitar por su historia (la real), y su paisaje.