Reabre un mausoleo romano de 20 siglos de antigüedad ¿Entrarías?

Los restos del Emperador y su familia descansan en este espacio. (Mausoleo di Augusto)
Los restos del Emperador y su familia descansan en este espacio. (Mausoleo di Augusto)

Se edificó en honor al emperador Augusto y es la tumba circular más grande del mundo. Se podrá visitar a partir de marzo.

En la época de oro del Imperio romano, era común que las grandes personalidades mandasen a construir su propio mausoleo, cuanto más grande y más impresionante, mejor. En una especie de competencia, intentaban que la construcción donde descansarían para el resto de la eternidad fuese la más impresionante del momento.

César Augusto, heredero de Julio César, no fue la excepción y mandó a erigir, en el año en el 28 a.C su propia obra. Este mausoleo se destaca por su forma circular, que recuerda a las antiguas sepulturas etruscas y por su tamaño, ya que con 87 metros de diámetro es la tumba circular más grande del mundo.

Un sepulcro a su medida

Deseoso de pasar a la historia de forma magnífica, Augusto se encargó, además, de colocar cerca de la entrada del edificio la historia de sus hazañas políticas y de coronar la construcción con una gran estatua a su semejanza, que pudiese identificarse desde lejos.

Con el paso de los siglos el sitio pasó de mano en mano, teniendo variadas utilidades y cayendo por último en el abandono. En el año 2016 se comienza una lenta recuperación del lugar, considerado uno de los más importantes tesoros arqueológicos de Roma.

Aunque la restauración aún se está llevando a cabo, se marcó el primero de marzo como la fecha en la que el edificio abra sus puertas nuevamente. Así, la historia de este Emperador, que gobernó durante cuarenta años y es considerado el líder que consolidó el Imperio Romano, sigue sumando aún hoy nuevos capítulos.