Qantas probó el vuelo comercial más largo de la historia: cómo le fue

El vuelo cubrió 16.200 kilómetros sin escalas. (Imagen ilustrativa/123RF)
El vuelo cubrió 16.200 kilómetros sin escalas. (Imagen ilustrativa/123RF)

La aerolínea australiana aterrizó ayer en Sídney tras haber salido de Nueva York. Fue un ensayo para determinar qué impacto tienen los trayectos de largo recorrido en la salud.

La aerolínea australiana Qantas dio el primer paso para poder operar vuelos comerciales directos de la costa este australiana a Nueva York y a Londres desde 2022. Ayer, uno de sus aviones aterrizó en Sídney tras haber partido de Nueva York 19 horas y 16 minutos antes.

Con una distancia cubierta de nada menos que 16.200 kilómetros, fue el primer ensayo de los tres vuelo de ultra-largo recorrido que tienen previsto hacer con los nuevos Boeing 787-9s de la empresa.

El objetivo de estas pruebas es estudiar el impacto que este tipo de desplazamientos tienen en la salud y el bienestar de los pasajeros.

En el avión viajaron 49 personas, de las cuales seis eran voluntarias equipadas con tecnología que permitía monitorear sus ondas cerebrales, niveles de melatonina y estado de alerta. Para contrarrestar el desfasaje horario, tuvieron que seguir un plan de sueño y de comidas y hacer distintos ejercicios a bordo.

Acelerar la forma de viajar

Alan Joyce, CEO de Qantas Group, dijo a través de un comunicado: “Esperamos que sea sólo un anticipo de un servicio regular que acelere la forma en que la gente viaja de un lado del mundo al otro”.

En este sentido, explicó: "Nuestro vuelo regular desde Nueva York hasta Sídney con una parada despegó tres horas antes que el vuelo directo, pero nosotros llegamos algunos minutos antes, lo que significa que ahorramos bastante tiempo al no tener que parar".

18 horas y media

La línea aérea que ofrece actualmente el vuelo más largo sin escalas es Singapore Airlines. Desde el año pasado conecta el aeropuerto de Singapur con el de Newark (Nueva Jersey, EE.UU.) en un viaje de 18 horas y media.