Polanco, símbolo contemporáneo

El nuevo  centro comercial Antara Polanco.
El nuevo centro comercial Antara Polanco.

Ningún barrio simboliza tan auténticamente el DF contemporáneo como el encantador Polanco, o Colonia Polanco, como prefieren algunos.

Ningún barrio simboliza tan auténticamente el DF contemporáneo como el encantador Polanco, o Colonia Polanco, como prefieren algunos.

Calles largas, arboladas, ocupadas por cafés, bares y restaurantes, con hermosas terrazas, y tiendas de lujo y muchos mall, muy grandes, completos y tentadores para los shopaholics (adictos a las compras). En este tema el nuevo y gigante Antara Polanco es uno de los mejores.

La avenida Masaryk es la más lujosa de toda la ciudad: Louis Vuitton, Gucci, Ferragamo y muchas otras big brands (grandes marcas) están todas allí, una al lado de otra.

Absolutamente seguro, el barrio invita a caminar despreocupadamente por sus calles y avenidas, a cualquier hora del día, la noche o la madrugada, por puro placer, en la actividad que los franceses suelen llamar flânerie (callejear).

Y en Polanco, la noche está siempre “en pañales”. El hot spot (punto caliente) más “de onda” de la ciudad está allí, por supuesto: el nuevo Buddha Bar.

Es un lugar que se llena todas las noches, no sólo de chilangos y turistas de todas partes del mundo, sino también de muchísimas celebridades internacionales, que buscan la buena música e increíbles tragos (el cóctel Asiati es imperdible) y, porqué no, su nuevo menú de cocina tailandesa.

Más allá del DF. Si la Ciudad de México es fascinante, sus alrededores también lo son. Para empezar, la colonia de Santa Fe, donde se han trasladado las celebridades y la elite mejicana en los últimos meses y donde se inauguró en 2011 el shopping más grande de todo México y uno de los más grandes del mundo, con el mismo nombre del barrio.

El área de Xochimilco, que parece haberse quedado en los años ‘20 o ‘30.

Un programa perfecto para una tarde lo ofrecen los barquitos típicos del México de otros tiempos, que pasean por sus hermosos y coloridos canales entre flores, mariachis y vendedores de todo tipo de productos.

Teotihuacán. Pero, pocas cosas son tan impactantes e inolvidables en los alrededores de la capital mejicana, como las impresionantes pirámides de Teotihuacán.

Ubicadas a poco menos de una hora de la ciudad, son un paseo obligatorio para cualquier visitante: el sitio arqueológico más interesante e incomparable de todo México, con pirámides, altares y otras ruinas del siglo II antes de Cristo. Y después de tanta historia y magia en las pirámides, nada más aconsejable y placentero que regresar al confort muy cosmopolita y acogedor de la bella, gigantesca, caótica y adorable Ciudad de México.

Lo que hay que saber

Alojamiento. Destaca en la oferta del Distrito Federal el lujoso hotel Four Seasons (www.fourseasons.com/mexico), premiado todos los años como el mejor de la ciudad.

También la capital mejicana  ofrece muy buenos hoteles boutique, como en la Colonia Polanco, la zona más lujosa. Informes en: www.hotelhabita.com

Otro establecimiento recomendable es Las Alcobas (www.lasalcobas.com)