Las playas dominicanas, siempre deseadas

Isla Cayo Levantado, un paraíso terrenal que no se puede dejar de visitar. (Ministerio de Turismo República Dominicana)
Isla Cayo Levantado, un paraíso terrenal que no se puede dejar de visitar. (Ministerio de Turismo República Dominicana)

Se aproxima el verano y por la cabeza de muchos viajeros picotea la idea de pasar unos días sumergidos en la típica postal caribeña. Para eso, las playas de República Dominicana se presentan como un conocido abanico capaz de saciar el deseo latente con increíbles extensiones de arena, exuberante vegetación, clima tropical, música, ron y gente buena onda. En el cruce del Atlántico con las primeras salpicaduras del Caribe, la cortesía es un bien preciado, y no es para menos ya que el enorme puñado de turistas que recibe al año es un pilar fundamental de su economía.

Punta Cana, destino de ocio

Lugar de crédito desde que asumió su condición de monocultivo de resorts. Ubicada en la costa sudeste del país, reúne un menú infalible de atractivos: mar turquesa, arena como harina, cocoteros y accesos desde todos los puntos cardinales. Una combinación ideal para poner la panza al sol, la mente en blanco y degustar un aperitivo.

Las prestaciones de los cuantiosos all inclusive se adaptan a todos los bolsillos. Playa Bávaro, declarada por la Unesco como una de las mejores riberas del mundo, es la zona más desarrollada de Punta Cana, con una amplísima oferta de servicios turísticos que incluyen variadas actividades recreativas y deportes de agua (stand up paddle, kayak, kitesurf, windsurf, vela). Así, esta kilométrica costa de dominicana se empecina en confundir los sueños con la realidad.

En Punta Cana hay muchas cosas para hacer, entre ellas actividades acuáticas. (Pablo Bertorello)
En Punta Cana hay muchas cosas para hacer, entre ellas actividades acuáticas. (Pablo Bertorello)

Samaná, tesoro natural

Por estos lados se presume de ofrecer los atributos del Caribe al natural, ajenos al rigor de un turismo masivo. La determinación de proteger muchos de sus parajes preservó a la provincia de la depredación de los recursos naturales, por tal motivo el litoral expone la desmesura de su vegetación sin la, a veces contradictoria, denominada puesta en valor.

Se trata de un tesoro natural, con mucho para explorar, y conocida por sus exóticas y pulcras playas, ensenadas, bahías, montañas y cascadas. En las aguas samanenses predomina el verde cristalino en sus variadas tonalidades, aunque dependiendo de las corrientes marinas muta a celeste y azul intenso.

La isla de Cayo Levantado es uno de los principales encantos. En su superficie de un kilómetro y medio aguardan a los viajeros playas de cine, feria de artesanos, buena atención y descanso. Desde aquí, en enero, se observan de cerca a las ballenas jorobadas que en gran cantidad, y luego de aparearse, vienen a la bahía a tener sus crías. Si bien esta pequeña porción está ocupada mayormente por un complejo hotelero, la también citada como isla Bacardi ampara una playa pública a la que se puede llegar por barco mediante excursiones que salen desde distintas partes del país.

Otras opciones, a las que se accede por el bulevar turístico, un corredor montañoso de gran colorido, son Las Terrenas y El Portillo. La suave arena de esta última se combina con un arrecife de coral lo suficientemente cerca como para ir nadando y practicar snorkel.

La Romana y Bayahibe

Un soberbio atardecer en Bayahibe. (Ministerio de Turismo República Dominicana)
Un soberbio atardecer en Bayahibe. (Ministerio de Turismo República Dominicana)

Promocionada como una ciudad que posee una gran riqueza ecológica, La Romana cuenta con agraciadas playas y una buena variedad de hoteles y resorts de primera calidad, además de magníficos campos de golf. Si bien Bayahibe suele asociarse a La Romana por su cercanía, el pintoresco reducto pesquero continúa creciendo en materia de atención turística gracias a sus buenos puntos para bucear y la pesca deportiva. Punto relevante es sus múltiples playas en su costa, incluyendo Dominicus, certificada como Bandera Azul.

Datos útiles

Los animadores le ponen ritmo al día en un all inclusive en La Romana. (Pablo Bertorello)
Los animadores le ponen ritmo al día en un all inclusive en La Romana. (Pablo Bertorello)

CÓMO LLEGAR.

De Córdoba a Punta Cana, vía Copa Airlines con escala en Panamá, desde $ 56.000. Con Latam, escala en Lima, desde $ 48.200. Con Aerolíneas Argentinas, desde $ 50.800.

ALOJAMIENTO.

Luxury Bahia Principe Cayo Levantado, desde 140 dólares. Grand Bahia Principe El Portillo, desde 76 dólares. Hotel Riu Palace Bavaro: desde 90 dólares. Iberoestar Hacieda Dominicus: desde 226 dólares.

GASTRONOMÍA.

El sancocho (caldo con carne y verduras) es una comida bien típica.

MÁS DATOS.

www.godominicanrepublic.com/es.