Para no desaparecer, este pequeño pueblo suizo se convirtió en un hotel

Un proyecto de reurbanización turística salvó a Corippo de la extinción. La plaza se transformará en la recepción del hotel, y unas cabañas de piedra serán las habitaciones.

Corippo, un pequeño pueblo situado en Ticino (Suiza) que estaba a punto de desaparecer, fue transformado en un hotel a cielo abierto de varios edificios; un plan inusual que lo salvó de la extinción.

La encargada de transformar el lugar a través de este proyecto de reurbanización turística fue la fundación Corippo 75. Todo comenzó cuando la aldea, que alguna vez tuvo 300 habitantes, pasó a tener sólo 13. En ese marco, el alcalde y varios de sus funcionarios renunciaron argumentando que carecían de motivación.

Ante esta situación se puso en marcha el proyecto, denominado “Albergo Corippo”. Según sus lineamientos, el restaurante de la plaza principal se convertirá en la recepción del hotel, mientras que las restantes cabañas de piedra pasarán a ser las habitaciones.

Leé también: Insólito: un pueblo suizo prohibió las fotografías.

Actualmente ya está lista para recibir visitas la Casa Arcotti, pero la ida es que toda la ciudad se transforme gradualmente en un gran complejo hotelero. Otros planes a futuro incluyen un servicio de transporte para llevar a los huéspedes a la parada de bus más cercana, excursiones a los alrededores, visitas a museos y clases de cocina.

Casa Arcotti

Casa Arcotti se encuentra en un lugar encantador y tranquilo, rodeada por un hermoso paisaje verde. Tiene capacidad para albergar hasta cuatro personas y está organizada en dos plantas. Cuenta con cocina, baño, salón, dos habitaciones y jardín cerrado. ¿El precio? 130 dólares por noche.

El paisaje de Heidi: Abuelito, dime tú: un recorrido por Latsch y Maienfeld.