Obstáculos para Papademos desatan temores

El “premier” dijo que Grecia cumplirá los compromisos adquiridos a cambio de la ayuda de la Eurozona, pero un partido de su coalición se niega a poner la firma.

Atenas. El nuevo primer ministro de Grecia, Lukas Papademos, afirmó ayer que su gobierno cumplirá con sus compromisos con Europa para evitar un default letal para el euro, pero la negativa de uno de sus socios de coalición a rati­ficarlos por escrito ya disparó las alarmas para su Ejecutivo.

En su primer discurso ante el Parlamento al inicio de su gestión, Papademos, un economista liberal, presentó el programa de medidas con las que espera afrontar la crisis financiera de su país y aplicar un plan de ayuda económica y ajuste acordado el mes pasado por la Eurozona durante una cumbre en Cannes, Francia.

Papademos aseguró ante los diputados que el Ejecutivo respetará sus obligaciones para con sus acreedores para poder seguir recibiendo ayuda económica, pero advirtió que el déficit del país será del nueve por ciento del PBI para fin de año y admitió que pese a los avances realizados, Grecia está todavía en un momento crítico.

El flamante premier afirmó que la “principal tarea” de su gobierno será aplicar las de­cisiones de la cumbre de Cannes, en la que la Eurozona acordó otorgar a Grecia un préstamo por 130 mil millones de euros y una condonación de un 50 por ciento de su deuda con los bancos privados del continente, en su mayoría alemanes y franceses.

Este nuevo “salvataje” se hizo necesario luego de quedar de manifiesto que un primer crédito de 110 mil millones de euros dado a Grecia en 2010 no sería suficiente para enterrar los temores a un default de su deuda que podría contagiarse a naciones de la Eurozona más grandes y más difíciles de “salvar”.