Nueva York: sorprendentes experiencias desde la altura

The Edge, una vista increíble de Nueva York. (Foto: Related-Oxford)
The Edge, una vista increíble de Nueva York. (Foto: Related-Oxford)

Visitamos The Edge y The Summit, dos atracciones neoyorquinas que se han vuelto muy populares y en las que se obtienen las vistas más increíbles de la asombrosa ciudad.

“Quiero despertar en la ciudad que nunca duerme y ser el rey de la colina”. La canción popularizada por Frank Sinatra sobre Nueva York es una melodía siempre vigente en todo paseo turístico o referencia a la ciudad.

The Edge, una vista increíble de Nueva York. (Foto: Related-Oxford)
The Edge, una vista increíble de Nueva York. (Foto: Related-Oxford)

Siempre vigente, además, porque a pesar de la enorme pausa que vivió el turismo en el mundo a causa de la pandemia, los neoyorquinos siguieron buscando la forma de poner a disposición de los turistas nuevos spots para ser los reyes de la colina. Vaya si lo lograron con dos mega atracciones como The Edge y Summit One Vanderbilt.

The Edge

En el oeste de Manhattan, junto al río Hudson emergió un nuevo barrio para disfrute de residentes y turistas: Hudson Yard.

En esta nueva área se pueden disfrutar de lujosos rascacielos, gastronomía de renombrados chefs, un centro cultural y un mirador deslumbrante que, gracias a la invitación de NYC& Co y Copa Airlines, tuvimos el placer de conocer: hablamos de “The Edge”.

The Edge, una vista increíble de Nueva York. (Foto: Related-Oxford)
The Edge, una vista increíble de Nueva York. (Foto: Related-Oxford)

La promesa de la vista 360 grados de Nueva York queda más que cumplida: es espectacular ver la ciudad desde más de 335 metros de altura y con un día despejado. Esta nueva y buena atracción merece conocerse en el destino.

Si le agregamos los detalles, todo se vuelve más interesante. El mirador (que desde lejos se ve como un triángulo flotando en el aire) tiene pisos de cristal: es una llamada obligatoria a pararse y ver las calles debajo de nuestras zapatillas y, por supuesto, obliga a tomar una foto.

También sus paredes inclinadas nos regalan la ilusión de sobrevolar la ciudad e impresiona cómo el momento se vive con la alegría de las experiencias memorables.

Un plus: el edificio es accesible, ya que cuenta con ascensores y rampas.

Para llegar a The Edge se pasa por enfrente de The Vessel, otro nuevo ícono de la ciudad, diseñado por Thomas Heatherwick. Es una escultura con 154 escaleras interconectadas que se parece a un enorme panal de cobre.

The Edge, una vista increíble de Nueva York. (Foto: Related-Oxford)
The Edge, una vista increíble de Nueva York. (Foto: Related-Oxford)

También por The Shed, un innovador edificio sobre ruedas construido para ser un espacio multifuncional de arte y continuar liderando la vanguardia cultural. Por fuera parece como “acolchado”.

El acceso a The Edge se realiza por el piso cuatro de Las Tiendas y Restaurantes en Hudson Yards (imposible no detenerse a mirar el montaje de las vidrieras y las tiendas, por eso se recomienda ir con tiempo para llegar al horario de visita programado).

Las entradas van desde los 38 a los 73 dólares (ésta última incluye elección de horario, copa de champagne y álbum de fotos). Las entradas se compran en www.edgenyc.com.

Summit One Vanderbilt

Hace casi un año, Nueva York puso ante los ojos del mundo una experiencia innovadora al abrir este mirador que hace unos días contabilizó el millón de visitantes. Este edificio se construyó entre el 2016 y el 2020, con el objetivo de lograr “un observatorio diferente”, según nos contó Caire Chirouze Ulloa, responsable del área de visitas turísticas.

Summit One Varderbilt, desde las alturas de Nueva York. (Foto: Mariángeles Samamé)
Summit One Varderbilt, desde las alturas de Nueva York. (Foto: Mariángeles Samamé)

Para lograrlo, la corporación realizó un trabajo conjunto con Kenzo Digital, un estudio de “storytelling inmersivo” que buscó crear una experiencia “mentalmente emocionante”. Vaya si lo lograron. No por nada resultó elegido por Elle Magazine como el espacio más instagrameable del mundo en 2022.

En el mirador no solo las vistas son increíbles: la forma en las cuáles estas se vivencian son absolutamente alucinantes. Todo es una foto.

Comenzamos el paseo subiendo 92 pisos en 43 segundos en un ascensor completamente vidriado -todo es muy sensorial-, y subimos a más de 300 metros de altura sobre la cima de un edificio de oficinas.

Desde este acceso en adelante, todo es sumamente experiencial y “empuja” a todos los sentidos a estar a tope. Al llegar al mirador, nos sumergimos en este espacio espejado, que parece infinito, desde el cual tenemos maravillosas vistas de la ciudad. Aunque ese es el objetivo, compite fuerte con las fotos que los turistas se toman a sí mismos para desafiar toda lógica de infinitas proyecciones.

Seguimos por una sala en la que volvemos a ser niños, en un espacio colmado de globos plateados. Es un punto obligado para jugar y sacar tantas fotos como la memoria del celular lo permita.

Summit One Varderbilt, desde las alturas de Nueva York. (Foto: Mariángeles Samamé)
Summit One Varderbilt, desde las alturas de Nueva York. (Foto: Mariángeles Samamé)

Para terminar todavía más arriba, culminamos con el ascensor de cristal que nos lleva al punto más alto del Vanderbilt.

La creatividad y el enfoque a la experiencia inmersiva y lo instagrameable no tienen fin en esta nueva atracción. Hasta los baños tienen una vista impresionante de Nueva York.

El precio de las entradas para adultos va desde los 59 a los 73 dólares. En la experiencia más completa se incluye el acceso general, el elevador de vidrio y un trago de autor en las alturas. Se adquieren en www.summitov.com.

Un plus: la entrada está localizada al lado del ingreso principal de la Estación Central, un atractivo que vale la pena recorrer.