¿No más monedas en la Fontana di Trevi?

Un proyecto de la alcaldesa de Roma planea proteger la fuente de los ataques de turistas.

La Fontana di Trevi es sin dudas la fuente más icónica de Roma, y probablemente también de toda Italia. Quienes la visitan buscan acercarse para la foto y para tirar una moneda por encima del hombro, parándose de espaldas, con el objetivo de volver a la ciudad –según una vieja creencia muy difundida–.

Lamentablemente, esta práctica no se podrá seguir realizando si se implementa el proyecto que la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, propuso para alejar a los turistas de la fuente. No se trata de un mero capricho: lo que busca es proteger al lugar de los ataques que sufrió en el último tiempo –personas que mojan sus pies en el agua, gente que se trepa en la escultura para lograr una gran foto y el reciente episodio de los hombres que se sumergieron desnudos en la fuente–.

Raggi sostiene que, además de intensificar el control de la Policía municipal en todos los monumentos –no sólo en la Fontana di Trevi–, crearía un corredor a través del cual los viajeros sólo podrían pasar ante la fontana. Así, si esta medida se implementa, quienes visiten la famosa fuente deberán arrojar la moneda y sacarse una selfie a la velocidad de la luz, ya que no se podrá frenar.