El monte Fitz Roy, entre los 50 destinos más peligrosos del mundo

Es una montaña sólo "para los escaladores más hábiles y expertos". (Arto Marttinen/Unsplash)
Es una montaña sólo "para los escaladores más hábiles y expertos". (Arto Marttinen/Unsplash)

Playas con aguas llenas de tiburones, caminos al borde de precipicios, desiertos con temperaturas infernales o cuevas que atrapan a los buceadores figuran en la lista de los 50 destinos más peligrosos del mundo, elaborada por la plataforma de viajes española Traveler.

Se trata, en definitiva, de lugares naturales "tan hermosos como mortíferos", que no son aptos para viajeros precavidos. Y uno de ellos se encuentra en Argentina: el monte Fitz Roy, en el Parque Nacional Los Glaciares, que con 3.375 metros de altura es la montaña más alta de la Patagonia.

Traveler la presenta como "una montaña extremadamente difícil". "Sus paredes casi verticales, sus piedras pulidas y resbaladizas y los fuertes vientos que azotan la cumbre hacen que esta aventura sólo sea apta para los escaladores más hábiles y expertos", asegura la plataforma.

Dos nombres

El monte Fitz Roy también es conocido como "Chaltén", palabra que proviene de la lengua tehuelche y que significa "montaña humeante". El nombre hace referencia a las nubes que se posan sobre la cima del cerro de forma casi permanente.

Asimismo, Fitz Roy fue el capitán del Beagle, que entre otros lugares recorrió Santa Cruz: en su honor, el perito Moreno bautizó al monte en 1877.

Otros destinos peligrosos

En la lista hay otros lugares de Sudamérica como la Selva Amazónica, con su fauna salvaje y peligrosa (hay desde anacondas hasta anguilas eléctricas y pirañas); el "Mirador del Coyote", en la Quebrada de Kari en Chile, uno de los desiertos más áridos del mundo; y la Carretera de Yungas, en Bolivia, una ruta estrecha y sinuosa al borde de un precipicio.