Lichtenstein, el castillo alemán que parece salido de un cuento

El castillo es privado pero está abierto al público. (123RF)
El castillo es privado pero está abierto al público. (123RF)

Al borde de un acantilado en los montes Suabos, Alemania, hay un castillo que parece salido de una historia de caballeros. Es el Castillo de Lichtenstein, también conocido como "el castillo de cuento de hadas de Wurtemberg".

Situado a más de 800 metros sobre el nivel del mar y a unos 250 metros sobre el río Echaz, vigila el pueblo de Honau. Curiosamente, en ese pueblo nacieron los hermanos Grimm, quienes publicaron cuentos clásicos como La Cenicienta, Hansel y Gretel, La Bella Durmiente y Blancanieves, entre otros.

El castillo se edificó entre 1840 y 1842 sobre los restos de una fortaleza medieval que fue destruida dos veces. Su construcción fue un pedido del conde Guillermo de Wurtemberg quien, inspirado por la novela de caballería Lichtenstein, de Guillermo Hauff\'s, quiso rendir un homenaje a los tiempos medievales.

Alrededor de la estructura principal, de estilo neogótico y romántico, hay otros edificios del siglo XIX, una capilla, un jardín, un foso y murallas defensivas. Y en el interior guarda una colección de armas y armaduras de más de 400 años, además de una sala de caza y otra de caballeros, entre otros puntos destacados.

Datos útiles

El castillo de Lichtenstein queda en el estado de Baden-Wurtemberg, en el sudoeste de Alemania, a unos 60 kilómetros de la ciudad de Stuttgart.

Actualmente es propiedad de los duques de Urach y está abierto a los visitantes todo el año, menos en enero y febrero. Durante los meses de marzo, noviembre y diciembre funciona de 10 a 16, mientras que de abril a octubre el horario se extiende entre las 9 y las 17.30.

Las entradas a los jardines, desde donde se consiguen las mejores fotos, cuestan 3 euros para adultos y 1,5 para niños. La visita guiada por el interior (de media hora y en alemán) tiene un valor de 9 euros para adultos y de 4 para niños. Agendalo para cuando sea posible volver a viajar.