Las rocas talladas de Dazu, donde conviven todas las religiones

En cinco montañas cercanas a la localidad, se encuentran más de 50 mil estatuas, 100 mil inscripciones y un total de 75 sitios protegidos como patrimonio de la humanidad por la Unesco y que pueden visitarse por el público desde la década de 1980, ya que antes estaban prohibidos al acceso de los turistas.

Las esculturas rupestres más antiguas datan del siglo VII, pero a lo largo de los siglos fueron agregándose composiciones y escenas, que incluyen desde personajes religiosos, situaciones de la vida cotidiana, temas de budismo tántrico, entre otros muchos.

Una de las que se destaca es la de Avalokitesvara de los 1000 brazos -que son más precisamente 1007- y que se ubica en uno de los conjuntos del monte Dafowan.

En la montaña de Beishan, otra de las más elaboradas del sitio, hay 290 cuevas con capillas, una de ellas, la Xinshen Chen, es la más visitada por contener La rueda del universo, con Buda en un espacio central.

Cuenta la historia del lugar que en el siglo XII, durante la dinastía Song, un monje budista llamado Zhao Zhifeng, comenzó a trabajar en las esculturas sagradas y en las tallas del monte Baoding, a las que les dedicó 70 años de su vida.