Las impresionantes cascadas del Parque Nacional Krka

Los viajeros que recorran Croacia no pueden dejar de visitar el Parque Nacional Krka. Se encuentra muy cerca de Dalmacia y es conocido por su gran cantidad de saltos de agua; un show imperdible de la naturaleza.

El parque recibe su nombre gracias al río Krka, que fluye por la zona y provee de agua al lugar. De hecho, es con las aguas de este río que se forman las impresionantes cascadas homónimas. Para llegar hasta este destino es necesario tomar un ferry o un micro. La elección dependerá del tiempo del que se dispone para viajar. Una vez allí, hay que pagar entrada para acceder al parque, cuyo precio varía en función de la temporada: en temporada baja está a unos 5 dólares, y en alta, a unos 25.

El sendero por las cascadas dura unas dos horas aproximadamente. En el camino, el viajero podrá cruzarse con aves, peces e incluso murciélagos; una fauna digna de admirar. Al llegar a las cascadas sorprende el color de agua, entre esmeralda y turquesa.

Ya casi terminando el recorrido, en la última cascada, está permitido darse un chapuzón en el agua cristalina. Este es el único parque natural de agua dulce en Croacia donde autorizan a los visitantes a bañarse, así que hay que aprovechar.