La magia de Disney siempre sorprende

Familias con niños, quinceañeras sin fiesta, “mieleros” que aprovechan el viaje de bodas para conocer Disneyworld, o simples turistas, todos pueden “hacerse” la película en Orlando con el objetivo de dejarse llevar por la fantasía.

A esta altura, y al margen de medidas restrictivas y dólares de distinto color, no sólo verdes, ya nadie duda de que Orlando, la ciudad del estado de Florida, y Walt Disney World Resort son la una para el otro y viceversa.

Tampoco caben dudas que sus destinos están unidos desde que el “viejo mago” del entretenimiento, un tal Walt Disney, decidiera comprar miles de hectáreas en esta zona del llamado Estado del sol para llevar a cabo sus sueños.

Y a medida que pasan los años, se suman contingentes de familias con sus chicos, grupos cada vez más numerosos de “quinceañeras” que eligen el viaje en lugar de la fiesta y simples turistas de las más variadas edades y colores de piel, porque Orlando y Disney siguen juntos alimentando la fantasía.

En esta oportunidad nos trajo a Orlando la realización de una nueva edición de La Cumbre, The Americas’ Travel Industry Summit, una feria anual sólo para profesionales de la industria del turismo, que del 5 al 7 de septiembre se desarrolló en el centro de convenciones del Hilton Orlando Bonnet Creek y Waldorf Astoria Orlando.

La apertura del programa de actividades previsto para expositores, operadores y delegados de prensa, fue una cena en uno de los parques de Disney: Animal Kingdom.

Poder disfrutar de los entretenimientos en forma exclusiva, con el parque cerrado al público, es un auténtico privilegio. El parque, que encierra en sus límites la presencia “fantástica” de dos continentes, África y Asia, permitió a un variopinto grupo de adultos, gozar del show en 3D que se brinda en un teatro ubicado bajo el enorme “Árbol de la vida” y que relata precisamente eso, la vida, contada por hormigas, arañas, langostas, etcétera, que viven del y en el árbol.

Un espectáculo de luz, sonido, sensaciones, olores y hasta sorpresivos “roces” en el cuerpo, todo en tres dimensiones, y en el sector africano.

En el sector asiático, en tanto, la atracción no es nueva, pero es imperdible: se trata de Expedición Everest, un viaje en un precario tren por la montaña más alta del mundo, donde vive y recibe a los visitantes intrusos el abominable hombre de la nieves, el Yeti. Una aventura llena de vértigo y altos niveles de adrenalina, pero insoslayable a la hora de visitar Animal Kingdom.

Y justamente, para alcanzar a comprender lo que es el mundo mágico de Disney, un par de datos sobre la creación de este parque, Animal Kingdom.

El primero de ellos es que, para conformar la flora del parque acorde al auténtico reino animal africano, se trasladaron desde aquel continente dos millones de árboles de las especies propias de África.

Ingresar ese cargamento de especies arbóreas exigió largos y tediosos trámites ante el departamento encargado de la forestación de los Estados Unidos.

Otro dato es que, dentro de Animal Kingdom hay una típica aldea africana, Harare. Para levantarla, a imagen y semejanza de las auténticas, se contrataron 84 aborígenes zulúes que llegaron desde su tribu originaria para ayudar en el diseño de esa aldea.

Novedades. Y ¿qué hay de nuevo en este parque de Disney? El juego Sorcerers of the Magic Kingdom (los hechiceros de Magic Kingdom), que se estrenó recientemente y del que se puede disfrutar de manera participativa, ya que está en manos de los visitantes descubrir y derrotar a los villanos de Disney, "que causan estragos tras bambalinas en el parque temático".

En este juego de roles, los visitantes se convierten en aprendices de hechiceros y deben detener a los villanos animados, entre los que se incluyen personajes como Hades (rufián del filme Hércules) y Cruella de Vil (malvada de la película 101 Dálmatas), que quieren robar una de las cuatro destrozadas piezas de la poderosa bola de cristal de Merlín. Armados con hechizos (tarjetas especiales), los justicieros siguen símbolos mágicos que los guían a diferentes escondites en Adventureland, Fantasyland, Frontierland y Main Street. Una vez allí, los aprendices utilizan llaves mágicas para ganar acceso a la guarida de los villanos y al pronunciar los hechizos detienen a los malhechores.

Temas Relacionados