¿La joya de la corona en Portugal? Este palacio colorido

El interior se mantiene prácticamente intacto después de siglos de existencia. (Parques de Sintra)
El interior se mantiene prácticamente intacto después de siglos de existencia. (Parques de Sintra)

Como si lo hubiese soñado un niño, el Palacio da Pena deslumbra con sus muchos colores. Se considera el máximo exponente del Romanticismo en Portugal y uno de los lugares más lindos para conocer en ese país.

Pasado agitado

Sus orígenes se remontan al siglo XII y están ligados a la vida religiosa de Portugal. Luego de años de funcionar como monasterio fue derrumbado por un terremoto, pero continuó con sus actividades, en otra ocasión fue abandonado y después de mucho ir y venir llegó a las manos de quien lo haría famoso; el rey D. Fernando II, conocido como "el rey artista".

Estética de cuento

El palacio tiene las estructuras características de las fortalezas medievales, como torres de vigilancia, túneles y un puente levadizo. Su apariencia puede recordar a Las mil y una noches, esto se debe a la influencia morisca de su diseño. Está rodeado de un parque grande que aporta el tono verde justo para destacar los rojos y amarillos vibrantes de sus paredes.

Por dentro guarda las habitaciones y el despacho de los reyes. También la Terraza de la Reina, donde se puede disfrutar la vista de la residencia, que abarca desde el océano hasta Lisboa. Con un panorama así no es difícil imaginar por qué era el sitio favorito de la monarca.