Inspirador: padre e hijo recorren el mundo juntos y en moto

Oriundos de Rumania, estos hombres se desplazan en dos ruedas por Asia Central siguiendo la legendaria ruta de la seda.

Vali y Theo, padre e hijo, decidieron dejaron atrás su Bucarest natal, en Rumania, para ir en busca de aventuras. El plan era claro: viajar en moto a lo largo de la carretera Pamir y de la legendaria ruta de la seda, en la región de Asia Central.

La elección del vehículo respondió a su voluntad de estar en contacto directo con lo que los rodeara en el camino. En este sentido, prefirieron hacerles frente a las dificultades que supone el uso de la moto (como los cambios de clima, las distancias, el estado de algunas calles) con el objetivo de llegar a lugares inhóspitos; esos destinos que no aparecen en las guías de viajes.

Su periplo comenzó en Ucrania, territorio al que atravesaron de este a oeste, y siguió por la Estepa de Rusia. Desde allí visitarán el macizo de Altái y, cuando lleguen a Almaty, planean continuar hasta la alta cordillera del macizo de Tian Shan y más al sur, hasta Osh. Después, el recorrido indica ir hasta la frontera con China, al paso Torugart, para tomar la Karakorum Highway, que desciende hacia Pakistán. Turkmenistán e Irán también están en los planes, así como las antiguas ciudades de Samarkand, Buchara y Ashgabat; Turquía y el Mar Negro.

Sin embargo, lejos de ser rígida, su hoja de ruta puede ir modificándose en el camino. Y si bien estipularon un tiempo determinado para la travesía, sostienen que nada los aferrará a lo que tienen por escrito, por lo que nadie sabe a ciencia cierta cuál será su próxima parada. Sólo queda la opción de seguirlos a través de su cuenta de Instagram, en la que comparten todas sus vivencias.