Información útil para visitar Hamburgo

Bálsamo para el frío

Aunque Hamburgo goce de la tibia corriente del Golfo, su ubicación geográfica la convierte en una ciudad de clima bastante frío. En junio, julio y agosto el tiempo es agradable, pero el resto del año las temperaturas bajan hasta alcanzar muchas veces los -20°C. Para sobrellevarlo, los alemanes inventaron el Glühwein, vino tinto caliente preparado con canela, clavo de olor, anís, vainilla y cáscaras de limón. Las variedades suelen encontrarse en los mercados navideños durante invierno.

La bohemia

Su cercanía con el mar, las vanguardias de posguerra y la inmigración hicieron de Hamburgo una ciudad de aires frescos y alternativos. Sin dudas, la zona de Sternschanze es la muestra más fiel. Originariamente aquí se asentaron obreros del puerto, artistas plásticos y músicos. Aunque el barrio se popularizó, sus paredes conservan la impronta del pasado con anuncios de festivales y arengas en aerosol. Además, tiene los cafés, tiendas de discos y ferias de ropa más originales de la ciudad.