Información útil para pasear por Máncora

Un destino para conocer en las vacaciones. 

CÓMO LLEGAR:

en avión, ida y vuelta desde Córdoba a Tumbes (a 100 kilómetros de Máncora) vía Latam con escala en Lima, aproximadamente $ 20.000. Colectivo de Tumbes a Máncora, tres horas de viaje con salidas diarias, alrededor de $ 400.

CÓMO MOVERSE:

dentro de Máncora es muy sencillo y práctico trasladarse caminando. Si una distancia es muy larga se puede tomar lo que en Perú se denomina una “moto-taxi”. El costo del recorrido es acordado con el chofer. Consejo: negociar hasta último momento.

ALOJAMIENTO:

son muchas las opciones tanto de hospedaje como de precio. Una habitación cercana al mar para dos personas con desayuno incluido ronda los $ 800 por noche. También hay opciones más económicas como hostels con habitación privada u hoteles de menor categoría a $ 600.

GASTRONOMÍA:

la avenida Piura es la principal de Máncora. Sobre ella y sobre la primera línea de la playa hay mucha variedad gastronómica, desde platos locales hasta comida internacional. Si se busca cuidar el bolsillo sólo se deben caminar dos o tres cuadras hacia la ruta nacional y los precios descienden considerablemente.

MÁS DATOS:

peru.travel/es-pe/donde-ir/piura.aspx

.

Info

Sugerencias

Comidas, suvenires y destinos.

Comer también es viajar.

Perú es reconocido a nivel mundial por su excelente gastronomía y la zona costera no es una excepción. De aquí se provee al resto del país de los frutos de mar más exquisitos. Deleitarse con un ceviche (plato preparado a base de mariscos, limón, cebolla y cilantro) o una causa de cangrejo (que lleva papa, pulpa de cangrejo y limón) es una tarea que debe tacharse de la lista.

Un destino económico.

La moneda local del país es el nuevo sol peruano y, si bien está mejor valuado que nuestro peso, vacacionar en Perú suele ser más económico que hacerlo en otros destinos. Cuarenta pesos equivalen a 3,30 soles y, para ejemplificar, un almuerzo completo se puede conseguir en 8 soles.

Caballitos de totora.

En las zonas de playas o en las tiendas de regalos se pueden observar unas embarcaciones hechas a base de tallos y hojas de totora. Este tipo de balsas son utilizadas por los pescadores y datan de miles de años antes de Cristo. Son oriundas de la zona de Trujillo, al sur de Máncora.

Más lugares paradisiacos.

Continuando hacia el norte, por la Ruta Nacional 1, se suceden cuatro localidades que se disputan el primer puesto en belleza. La primera de ellas es Punta Sal y le sigue Cancas, un balneario virgen y nada concurrido. A pocos kilómetros está Bocapán, terminando el recorrido en Zorritos.

Vecinos internacionales.

Para los que andan holgados de tiempo, se recomienda tomar un colectivo hacia el país vecino: Ecuador. A menos de 400 kilómetros se encuentra la ciudad más grande del centro del mundo; Guayaquil. Un buen destino para anexarle a las vacaciones.