Información útil para enamorarse de la Costa Amalfitana

CÓMO LLEGAR: vuelo a Roma, desde Córdoba por Aerolíneas Argentinas, desde $ 21.900. En la estación Termini de Roma, los trenes de Frecciarossa (trenitalia.com) son la mejor opción para llegar a Sorrento o Salerno, dos lugares alternativos para hacer base y conseguir mejores precios.

ALGUNOS IMPERDIBLES. Siete motivos para visitar la Costa Amalfitana.

CÓMO MOVERSE: la Costa Amalfitana se puede recorrer en Sita, la empresa de micros regionales que tiene paradas en todos los puntos (sitabus.it). También hay ferries, más caros y con menos frecuencias diarias. ¿Otra opción? Alquilar un auto pequeño, tipo Smart, o una moto Vespa.

ALOJAMIENTO: en Positano se recomienda Buca di Bacco, donde las habitaciones tienen una terraza que mira al mar o al jardín, además de restaurante y servicio de playa. La doble con desayuno, desde $ 5.500. Villa Mary es un lindo B&B que funciona en una residencia mediterránea del siglo XIX. La doble con desayuno, desde $ 3.000.

En Amalfi: Marina Riviera está a pasos de la playa y del centro histórico. De estilo mediterráneo, cuenta con piscina y 34 habitaciones. La doble, desde $ 3.600. Albergo Villa Annalara está a 400 metros de la plaza Duomo. Funciona en una villa del 1800 y tiene terrazas con vista al mar y seis habitaciones con pisos revestidos con mayólicas. Desde $ 1.650.

GASTRONOMÍA: un típico de la zona es el gnocchi (ñoqui) a la sorrentina, entre $ 150 y $ 200. También son imperdibles los platos de pescado del día en La Tonnarella, sobre la playa Amalfi (desde $ 350). Otro clásico es la vera sflogliatella, una masa hojaldrada con diferentes rellenos: pasta de almendra, ricota, cáscara de naranja o limón, y/o amarena.

MÁS DATOS: italia.it/es.

Ideas: Dos lugares más

Para descubrir.

La isla que no puede faltar. Capri, con sólo 10 kilómetros cuadrados, es una de las mayores virtudes de la Costa Amalfitana. Luego de desembarcar en la Marina Grande, la meta suele ser conocer la famosa Gruta Azul y cruzar entre los imponentes Farallones, las tres rocas que emergen de las profundidades y son el gran ícono de la isla. Para después quedan los Jardines de Augusto, Villa Jovis o Anacapri.

Praiano. Las casas blancas de este pueblo de gran tradición conservera se abocan al mar. A sus pies se extiende Marina di Praia, una hermosa playa a donde se llega por un empinado camino. Además, las antiguas casas de los pescadores fueron acondicionadas y actualmente son bares y restaurantes donde se sirven deliciosos pescados.