Información útil para descubrir Praga

CÓMO LLEGAR: Una alternativa es volar de Córdoba a Barcelona (en septiembre, desde $ 24.000 por TAM) y de allí a Praga por Transavia (unos $ 4.000). Del aeropuerto al centro de la ciudad hay un billete que sirve para bus y metro por alrededor de $ 25.

HORAS. 48 horas en Praga.

CÓMO MOVERSE: Muchos sitios son accesibles a pie. Para llegar a los puntos más alejados, se puede usar metro, tranvía o bus. El mismo pasaje sirve para los tres medios; se compra y se valida en máquinas dispuestas antes de entrar a cada plataforma (en el caso del metro) y al subir al vehículo (en el caso del tranvía). Más información en czech-transport.com.

ALOJAMIENTO: Una de las mejores ubicaciones es en el barrio Mala Strana, entre el puente Carlos y el Castillo de Praga. Se puede conseguir un departamento para dos personas en la zona por unos 900 pesos.

GASTRONOMÍA: Advertencia: a las 23 está prácticamente todo cerrado, incluso cadenas internacionales o lugares que venden comida al paso. Un plato típico en Lokal, como la svíčková, un solomillo de ternera con salsa de verdura y de frutos rojos que se sirve con knedlíky (especie de albóndigas de leche y pan) se consigue por unos $ 100, y una pinta de cerveza Pilsner Urquell, por $ 40. En Home Kitchen, una ensalada de lechuga, queso de cabra, tomates secos, olivas y croutons cuesta unos $ 135, y la pinta de cerveza, $ 50.

En Bread Gap hay huevos revueltos con panceta y café por $ 145; y en Coffee and Riot, latte más cheesecake por aproximadamente $ 90.

MÁS DATOS: prague.eu/es.