Información útil para conocer Rocamadour

CÓMO LLEGAR: En tren desde Barcelona cuesta $ 1.900 y tarda ocho horas. En ómnibus el mismo trayecto se hace en casi 12 horas y vale .460; y en auto se puede demorar cinco horas y media aproximadamente, con un costo de $ 1.530 euros incluyendo gasolina y peajes. Aerolíneas Argentinas tiene vuelos a Barcelona desde Córdoba (con escala en Ezeiza) desde $ 17.800.

MONTAÑA. Pueblo colgante y de peregrinación.

PASEOS: Desde Rocamadour se pueden visitar otras pequeñas poblaciones que también tienen su encanto medieval. Carennac está a 16 kilómetros; Martel, la ciudad de las siete torres, a 15,3 kilómetros;  Collonges-la-rouge, con sus casas de color rojo, a 29 kilómetros. Y para los que gustan hacer piragüismo, el valle de Bordona a 12 kilómetros.

ALOJAMIENTO: Hay buena capacidad de alojamiento ya que 16 millones de personas visitan esta ciudad anualmente y los precios varían según las temporadas. El Hotel Saint Marie está muy bien ubicado, cuenta con un desayunador que pende sobre el vacío y además tiene estacionamiento propio ubicado a más de 50 metros por un intricado camino. Su precio es de $ 1.200 la noche y también tiene un muy buen restaurante. El Hotel Amadour, de dos estrellas, cuesta $ 1.014 por noche.

GASTRONOMÍA: Las comidas de esta región tienen una buena base de quesos de cabra y un plato con cuatro clases distintas cuesta unos $ 135. El caussolet, una especie de estofado con cordero, conejo, y pato, salchicha de cerdo y ensaladas con nueces vale unos $ 270. En algunos restaurantes ofrecen un menú del día integrado por pate de hígado de pato, filete de salmonetes y vieiras y quesos del país por $ 720.

MÁS DATOS: france-voyage.com/francia-guia-turismo.rocamadour y turismo-occitania.es.

Detalles imperdibles

Rincones medievales.

La Virgen Negra. Está en la Iglesia de Notre Dame, es de madera del siglo XII y yace encima de un altar primitivo, recubierta por láminas de plata. En su rodilla izquierda sostiene al Niño Jesús y ambos tienen la cabeza cubierta por una corona dorada. Al salir de la basílica, se encuentra un nicho abierto donde fue descubierto en 1166 el cuerpo intacto de Saint Amadour y se puede distinguir una espada de hierro clavada en la roca. Según la leyenda, sería la famosa Durindaina, la espada del héroe Roland, sobrino de Carlomagno, quien en una batalla contra los sarracenos la arrojó hacia allí para que no cayera en manos de sus enemigos.

L´Hospitalet. A escasos cinco kilómetros de Rocamadour se encuentra esta población que debe su nombre a un hospital que funcionaba allí en épocas del medioevo, y que hoy muestra algunos restos de su estructura. Muchos turistas eligen alojarse aquí, ya que tienen una vista completa de Rocamadour: separados por un verde valle y a la vez unidos por un sendero que utilizan los peregrinos en su marcha hacia Santiago de Compostela. Además del paisaje se pueden visitar el Museo de Arte Sagrado, la gruta de Merveilles y la cueva de Lacave, el molino de Cougnaguet y algunas poblaciones que cuentan con antiguos castillos y fortificaciones.