Información útil de Salvador de Bahía

CÓMO LLEGAR: Aerolíneas Argentinas, Latam y Gol vuelan a Salvador desde Córdoba. Los precios van desde los 8.600 pesos en adelante, según fecha y disponibilidad.

LATINA. Salvador de Bahía, África latina.

ALOJAMIENTO: El Sheraton, a 2,5 kilómetros de la playa Porto da Barra y del Pelourinho, ofrece spa, pileta para adultos y niños y estacionamiento. Desde 1.300 pesos en base doble. Otra alternativa es Zank Boutique Hotel, un antiguo caserón con vista al mar que combina muebles de época con diseño moderno brasileño. A partir de 1.700 pesos.

GASTRONOMÍA: El acarajé es una masa de feijão fradinho, un poroto blanco y pequeño que se pone en remojo hasta que se ablanda y forma una pasta blanca que se mezcla con cebolla, sal y pimienta. Se fríe en aceite de dendé, y luego se rellena con vatapá: una mezcla de harina, jengibre, pimenta malagueta, maní, aceite de dendé, cebolla y leche de coco; además lleva camarones, tomate y carurú. Se come con la mano, y se hace indispensable acompañarlo de una cerveza bien helada.

La comida por kilo es una de las opciones más económicas y recomendables por la zona. Entre los restaurantes, se destaca Alaide do Feijao, que propone cocina casera hecha por su propia dueña, la simpática doña Alaíde. La especialidad de la casa: la feijoada.

MÁS DATOS: bahia.com.br.

Detalles: Cultura brasilera

Para sumergirse en el destino.

El fotógrafo del candomblé. Pierre Verger nació en Francia, pero adoptó Salvador como su lugar en el mundo y así lo fotografió; como si fuera un bahiano más. Y Salvador y el candomblé lo adoptaron a él. Tanto, que fue el primer hombre blanco y europeo en ser nombrado Babalorixá (sacerdote). Sus fotografías se pueden ver en la muestra permanente de la Fundación Pierre Verger, ubicada en el Pelourinho. Más info: pierreverger.org/es.

Salvador es una fiesta. El verano es alta temporada de fiestas populares en Salvador. Al carnaval callejero más grande del mundo se le suma la fiesta de Iemanjá, el 2 de febrero, dedicada a una de las orixás más populares. También, el tradicional Lavado de Bonfim, que se hace el segundo jueves de enero en la Iglesia Nuestro Señor de Bonfim, y atrae a cientos de miles.

La Feria de Sao Joaquim. Es el lugar ideal para darse un buen baño de la Bahía autóctona. El mercado, muy antiguo pero recientemente renovado, es un gran caldo de aromas: frutas y verduras, carnes y pescados, animales vivos y muertos, especias, pimientos y aceite de dendé. Vendedores que van y vienen con carretillas pequeñas y carros de madera inmensos cargados de mercadería. Y, sobre todo, productos para los rituales de candomblé: imágenes de orixás, velas e inciensos.

Territorio hippie. A una hora en ómnibus de Salvador está el pueblo de Arembepe, donde se encuentra la aldea hippie. Situado frente al mar, este lugar se hizo famoso cuando en los años sesenta Janis Joplin pasó una temporada viviendo allí. Las casas son simples y precarias, hechas de paja o barro. A un par de kilómetros aparecen los alojamientos y restaurantes de Arembepe.

La playa de las tortugas. Praia do Forte es un apacible pueblito de playas paradisíacas con posadas simples, hoteles de lujo, iglesias coloniales y una agitada vida nocturna. Aquí también tiene su sede el Projeto Tamar para la conservación de las tortugas marinas, que se extiende por varios puntos de Brasil. Hay visitas guiadas. Más información en: tamar.org.br.