Las increíbles burbujas de hielo que se hicieron famosas por Instagram

Un lago congelado de las Rocallosas de Canadá, suele concentrar la atención de los viajeros. Hace pocos años, ni se conocía.

Cuando no existían restricciones por el coronavirus, viajaban a Alberta (Canadá) turistas de todas partes del mundo con un único objetivo. En las Rocallosas canadienses (Rocky Mountain), existe un rincón entre Jasper y Banff tan modesto que cuenta con un solo baño público en muchos kilómetros a la redonda.

Ese contexto natural, casi salvaje, suma a la experiencia de buscar la atracción central: las burbujas de hielo.

En el lago Abraham, creado en la década de 1970, cuando se construyó la represa Bighorn Dam, se pueden ver estas formaciones que no son únicas, pero sí han cobrado protagonismo gracias a las publicaciones en Instagram del fotógrafo Paul Zizka.

Desde que se conocieron esas imágenes, la cobertura mediática se incrementó exponencialmente, llegó a las principales publicaciones turísticas del mundo, y se convirtió en boom que hasta poco tiempo atrás era un secreto para pocos conocedores del lugar.

La visita sobre el lago congelado, montados en raquetas de nieve, para observar este fenómeno, es una fija. Los visitantes que andan por la zona, incluso, tienen un nombre: los llaman “los buscadores de burbujas”.

Michael Hingston relató para el blog Travel Albert la experiencia en el lugar, que es tan modesto y silencioso como de apabullante belleza natural.

Una vez llegados al extenso lago Abraham, buscar las burbujas es la tarea más sencilla de todas: están en todas partes, y sólo hay que mirar hacia abajo. El efecto hipnótico que produce esa visión suele opacar incluso a las grandes montañas de los alrededores.

Y uno se asegura una buena foto para compartir y asombrar en sus propias redes.