Las impresionantes cataratas Kaieteur, el secreto escondido de Guyana

Cuando uno planea recorrer Sudamérica, automáticamente piensa en países como Brasil, Uruguay, Ecuador, Perú y Colombia, entre otros. Pero nunca aparece adentro del radar viajero Guyana, un país cercano y con paisajes alucinantes.

Ubicado al norte de Brasil y junto a Venezuela, se destaca por su escasa contaminación y su abundante naturaleza. Es ideal para los amantes de los animales y de la aventura.

Su capital, Georgetown, tiene que ser recorrida a pie. Hay que conocer a los locales, sumergirse en los mercados y disfrutar de la música, la comida típica y el ron.

Mirá también: Un viaje al espacio en Guayana Francesa.

Mágicas

Las Cataratas Keieteur forman parte del río Potaro, en el Parque Nacional Kaieteur, dentro de la región de la selva amazónica de Guyana, y son un imprescindible en un viaje a este país. El salto más grande tiene nada menos que 225 metros.

El paisaje resulta mágico por lo remoto del lugar y porque están rodeadas de una exuberante selva tropical.

Llegar no es fácil: la forma más habitual de visitarlas es contratando un tour en avión, que suele llevar un máximo de 10 personas, y después hacer una caminata. Existen varios operadores en la zona que ofrecen esta excursión, con distintas modalidades.

No te pierdas: Siete caídas de agua que van a dejarte sin palabras.

Los mejores meses

Por lo general, para ver las cataratas en su máximo esplendor, el mejor momento es durante los monzones de verano, que van de abril a septiembre.

Una vez allí, no hay que dejar de hacer un recorrido por los senderos del lugar, para disfrutar de exóticos ejemplares de flora y fauna. Por suerte, esta porción de tierra todavía permanece prácticamente intacta.