Hua Hum, uno de los cruces más bellos para llegar a Chile

Así son las vistas al lago desde las barcazas. (Foto: Barcaza Hua Hum)
Así son las vistas al lago desde las barcazas. (Foto: Barcaza Hua Hum)

Desde la provincia de Neuquén se puede acceder al país trasandino navegando a través del lago Pirehueico.

Uno de los cruces más bellos para pasar de Argentina a Chile es sin dudas el llamado paso Internacional Hua Hum, en Neuquén, una travesía acuática sobre el lago Pirehueico que atraviesa la selva valdiviana.

Hay algo que hace que este sea uno de los cruces más especiales para llegar al país vecino, y es el hecho de que se cruza por agua a través de barcazas. Por eso, realizar este recorrido es un viaje en sí mismo, independientemente de si luego se sigue a Chile o se regresa a Argentina.

Cómo llegar al paso Hua Hum

Un camino de ripio une San Martín de los Andes con el paso fronterizo. En el trayecto se pueden visitar muchos lugares donde merece la pena hacer una parada, como las playas de Yuco y el lago Nonthué.

Lee también: Encantos a la vista en San Martín de los Andes

Al llegar a cierto punto se deben hacer los trámites migratorios y luego de unos minutos se divisa el lago Pirehueico, donde se accede a las barcazas abonando una tarifa accesible. Cabe aclarar que a estas barcazas también pueden subir los vehículos, que viajan estacionados en un sector específico.

Qué ver en el paso Hua Hum

Una vez que se sube a las barcazas, absolutamente todo es una postal. Las vistas son alucinantes porque en un paseo de una hora y media la barcaza navega 26 kilómetros a través de una maravillosa reserva natural de bosque nativo.

La fresca brisa del lago de origen glaciar se siente en la cara y todo el paisaje es de una quietud y una calma muy especiales.

Lee también: Fiordos: los increíbles paisajes del sur chileno

En un momento sorprende la aparición del imponente volcán Choshuenco, señal de que Puerto Fuy está cerca. Desde ese punto se puede continuar explorando destinos chilenos o bien regresar en la misma barcaza, pero no sin antes comprar unas sopaipillas caseras y admirar de cerca el volcán.

Temas Relacionados