El hermoso mural que esconde el Barrio Gótico de Barcelona

Barcelona es una caja de sorpresas. Más allá de sus puntos turísticos más reconocidos a nivel internacional, como los edificios de Gaudí, las populares Ramblas o la Barceloneta, esconde otras obras y espacios que bien valen una visita.

Uno de ellos es el mural El mundo nace en cada beso, un trabajo que el reconocido fotógrafo Joan Fontcuberta emprendió en 2014. Se ubica en la pequeña plaza d’Isidre Nonell y a nivel visual es impactante: si uno se acerca, puede comprobar que el enorme beso que se percibe desde lejos está formado por múltiples imágenes.

Lo más interesante es que el fotomosaico se realizó con la participación voluntaria de miles de ciudadanos. La consigna era que enviaran fotos personales que representaran, según el criterio de cada uno, momentos de libertad.

El objetivo de este trabajo era conmemorar el Tricentenario de los hechos ocurridos en Barcelona en 1714, cuando la ciudad cayó ante las tropas borbónicas. Sin embargo, lejos de levantar un muro de lamentos, el artista impulsó un mural que celebrara la vida. Así, en las 4.000 imágenes que conforman la obra hay besos, nenes jugando, arte y postales del mar, entre muchas otras.

Junto al fotomosaico, en una placa que explica parte de su historia, una frase del médico y escritor Oliver Wendell Holmes parece resumir el concepto de la obra: “El ruido de un beso no es tan ensordecedor como el de un cañón, pero su eco es más duradero”.

Gratis y cerca de otras atracciones

El mundo nace en cada beso se puede visitar gratis. Está situado en la plaza d’Isidre Nonell, en pleno Barrio Gótico.

Otros paseos sin costo: Barcelona gratuita: una ciudad por descubrir

Para no perderse, conviene ir hasta la Av. de la Catedral (sobre la que se emplaza la Catedral de Barcelona, otro interesante edificio para conocer) y luego tomar Carrer dels Capellans. La calle desemboca en la placita donde está el mural.

En metro, la parada más cercana es Jaume I, de la L4 (línea amarilla).

Además de la Catedral, muy cerca están la Iglesia de San Felip Neri (con macas de un bombardeo franquista en la fachada), el restaurante Els 4Gats (que tenía a Picasso entre sus habitués) y la Av. Portal de l’Ángel (con muchísimos locales de indumentaria de marcas low cost como Zara y H&M).