La "guerra fría" del turismo: a vacunarse a Rusia o a Estados Unidos

Pasaportes y vacunas, un combo promocional. Imagen: Yalcin Kahya / Canva.pro
Pasaportes y vacunas, un combo promocional. Imagen: Yalcin Kahya / Canva.pro

Desde los gigantes mundiales como Estados Unidos o Rusia, hasta los pequeños destinos como Maldivas, el "turismo de vacunas" crece como opción promocional para tentar a los viajeros.

El fenómeno se extiende, pero se hace muy fuerte en los grandes países, que producen millones de dosis contra el coronavirus. Es paradójico que el Covid-19 sea el que más ha golpeado el turismo en la historia, y es el que empieza a motorizar la reactivación a partir de la buscada inmunidad.

Primero fue Florida, después Dubái, Nueva York, Rusia... pero también Cuba, que lo hace tentador con su slogan: “Playas, Caribe, mojitos y vacuna".

Si la crítica a la utilización de "pasaportes Covid" se centraba en la desigualdad que suponía para turistas que podían o no vacunarse, hay muchos que alzan su voz contra esta estrategia expansiva, que deja mucha gente afuera.

Sin embargo, es difícil que "las tres V" (Viaje, Vacaciones, Vacunas) vayan a disminuir. Por el contrario, a medida que se normalice la fabricación y las dosis sean más, sólo puede aumentar.

A partir del 1º de junio, quienes viajen a Alaska podrán recibir vacunas gratuitas en los aeropuertos; en Nueva York comenzarán tan rápido como sea aprobado"; en Rusia ofrecen la Sputnik V a quienes lleguen de otros países a partir de julio; Cuba propone su Soberana 2; Serbia tiene una oferta entre varias vacunas, chinas, rusas o estadounidenses; y la lista crece.